Créditos Rápidos Online, ¿sí o no?

Las plataformas de créditos rápidos se han puesto de moda en nuestro país, cada vez son más las que ofrecen financiación sin apenas documentación, preguntas incómodas y con una respuesta tan rápida como que en apenas unos minutos puedes saber si te la han autorizado o denegado.

Quizás estos sean los principales motivos que llevan a las personas a solicitar este tipo de préstamos rápidos en lugar de acudir a los bancos tradicionales, que siguen inmersos en su burocracia, con eternos tiempos de espera y rígidas condiciones económicas.

Los créditos rápidos online se caracterizan por múltiples aspectos, y cada plataforma suele poner sus propias normas, pero existe una en común que tiene que ver con la cuantía solicitada, y es que el importe concedido no suele sobrepasar los 30.000€, por ello se conocen como “micropréstamos”

¿Cuándo se debe solicitar un Microcrédito?

A pesar de que todo parezcan facilidades a la hora de conseguir un crédito express, no es oro todo lo que reluce, y detrás de toda esta flexibilidad y rapidez, se pueden esconder condiciones abusivas, que en algunas ocasiones se convierten en una espiral sin salida.

Por ello, es importante analizar en qué circunstancias sí es coherente la petición de uno de estos microcréditos.

En España, la mayor parte de la personas que acuden a estas plataformas de créditos rápidos, lo suelen hacer ante el surgimiento de un gasto imprevisto. Uno de los mayores atractivos por parte de los consumidores, es el hecho de no tener que dar explicaciones acerca del motivo que les lleva a solicitar dicha financiación.

En el caso de FREEZL plataforma de concesión de microcréditos online, afirman que la mayor parte de las personas que les solicitaron liquidez a lo largo del año 2018 admiten haberlo hecho ante la necesidad de hacer frente a un gasto extraordinario como el pago de una multa, una factura inesperada, o la reparación extra del automóvil.

En estas situaciones debemos decir que sí está justificada la solicitud debido a la rapidez y flexibilidad de gestión

¿Cuándo no se debe solicitar un Microcrédito?

Además de los datos anteriores en los que sí existe una coherencia de la solicitud de financiación, también el estudio arroja cifras de personas que durante el mismo periodo de tiempo, solicitaron microcréditos para afrontar gastos corrientes mensuales, como la cesta de la compra, el pago de recibos básicos, o incluso para pagar las cuotas correspondientes a otros préstamos adquiridos. Aquí es donde aparece el peligro de la pescadilla que se muerde la cola.

En estas circunstancias, las plataformas de concesión de créditos on line, no son la mejor alternativa, ya que el hecho de endeudarnos para hacer frente al pago de otra deuda, implica todavía mayor ratio de endeudamiento, es decir, un túnel sin salida.

Si se da el caso, la mejor alternativa es acudir a las fuentes de financiación tradicionales bancarias con las que tenemos adquirida la deuda, para negociar una posible refinanciación. Siempre será mejor tener un único deudor que varios diferentes.

Como todo  en la vida, estas nuevas fuentes de financiación han sido oportunistas surgiendo en un momento en el que la economía estaba paralizada debido a la crisis y los bancos cerrados a la concesión de crédito. Este ha sido su gran éxito.

Por ello, recomendamos pensar con la cabeza fría antes de solicitar un microcrédito, valorando si esta será nuestra mejor opción, en función de la causa para la que necesitemos la liquidez.