Entradas

Housers completa su inscripción el registro oficial de la CNMV

  • Alcanza en dos años 100 inmuebles para financiación colectiva en su plataforma online, el mayor número de proyectos inmobiliarios que reúne una comunidad de crowdfunding inmobiliario en el Sur de Europa

Housers ha completado su inscripción en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con el número 20 como Plataforma de Financiación Participativa (PFP), tanto en la modalidad de equity como en la modalidad de préstamos. El pasado mes Housers recibió el visto bueno de la CNMV, ahora ha finalizado los trámites burocráticos para la inscripción definitiva.

Por otro lado, este mes de junio ha superado los 100 inmuebles en su plataforma online para la financiación colaborativa.  81 En Madrid, 10 en Barcelona, 8 en Valencia, 2 en Palma de Mallorca, uno en Marbella y uno en Milán (Italia). Se trata del mayor número de proyectos inmobiliarios que reúne una comunidad de crowdfunding inmobiliario en el Sur de Europa, que ya alcanza casi los 48.000 pequeños inversores y alrededor de 25 millones de euros invertidos, a través de la financiación colectiva, para inmuebles.

Además, Housers acaba de dar entrada, por primera vez en España, a conceder préstamos a promotores inmobiliarios a través de crowdfunding o financiación participativa. Se trata de oportunidades a medio plazo, 24 – 36 meses, donde se concede un préstamo a tipo fijo a un promotor inmobiliario. En este caso, se genera ingresos para el inversor desde el primer mes, en función del interés pactado previamente con el promotor, tras la evaluación de todo el proyecto por parte de los departamentos inmobiliario, legal y financiero. En este tipo de oportunidad de inversión no es necesario esperar a la venta del inmueble, sino que se reciben los intereses mensualmente hasta que el promotor amortice todo el préstamo.

Por otro lado, recientemente Housers firmó un acuerdo marco con el grupo multinacional español, GOC, para implementar la monitorización externa de proyectos, a su plataforma online de crowdfunding inmobiliario. Se trata de la verificación administrativa del destino de los movimientos del cash-flow en función de los hitos que marcan cada fase de los proyectos inmobiliarios que se ponen en marcha, una vez que dichos proyectos han sido financiados por los inversores.

El objetivo es dotar al inversor de un mecanismo más de confianza sobre el correcto destino de las inversiones, mediante un proceso de verificación externa. A corto plazo, se implementará en la concesión de préstamos a tipo fijo a promotores inmobiliarios, a través de crowdfunding.

De este modo, el desarrollo de los proyectos inmobiliarios y el dinero invertido por los inversores estarán doblemente controlado en Housers. Al control que se realiza ya a nivel interno, se suma ahora este control externo por un equipo especializado

Housers, primera plataforma de crowdfunding inmobiliario autorizada por la CNMV

Housers ha recibido el visto bueno de la Comisión del Mercado de Valores (CNMV) como Plataforma de Financiación Participativa (PFP), según la ley 5/2015 de fomento de financiación empresarial, tanto en la modalidad de equity como en la modalidad de préstamos. Es la primera plataforma de “crowdfunding inmobiliario” en lograr dicha autorización.

Este reconocimiento coincide con su segundo aniversario. Housers, la primera comunidad de inversión participativa en el sector inmobiliario, se constituyó el 27 de abril de 2015. Creada por dos emprendedores, el madrileño, Álvaro Luna y el valenciano Tono Brusola, en este tiempo ha logrado casi 23 millones de euros de financiación colectiva para 92 inmuebles: 73 en Madrid, 9 en Barcelona, 7 en Valencia, 1 en Marbella y 2 en Palma de Mallorca.  La revalorización media de los inmuebles se sitúa en un 12,12 %.

En la actualidad, Housers reúne a una comunidad de pequeños inversores de casi 43.000 usuarios. El 65% de los inversores que deciden invertir, repiten y diversifican su inversión en varios proyectos inmobiliarios de la plataforma online. La rentabilidad neta media está alcanzado el 3,63%, sólo por el alquiler.

En el mes de febrero de este año cerró la mayor operación de crowdfunding inmobiliario logrado hasta el momento en España. 1.278 inversores individuales financiaron de forma compartida, en tan solo 57 días, la construcción de un edificio de obra nueva en Madrid. Una operación de 1,8 millones de euros, de los que 1,2 millones fueron aportados por los inversores.

También en  febrero, captó 2,25 millones de euros en su tercera ampliación de capital. El objetivo de esta operación se dirigió a consolidar su negocio a través de la expansión geográfica y el desarrollo de nuevos productos vinculados a bienes inmobiliarios, diversificando así su oferta a inversores particulares. A medio plazo prevé superar los 160.000 usuarios y llegar a los 90 millones de euros de financiación colectiva para la adquisición de 300 inmuebles en España, para su posterior alquiler y venta.

En estos dos años, Housers ha aumentado su plantilla, ha pasado de una idea creada por dos emprendedores a formar un equipo actual de 42 personas, con nueve departamentos, entre los que destaca el área financiera o el departamento inmobiliario compuesto este último por arquitectos, analistas de riesgos, fiscalistas o expertos en derecho inmobiliario. Desde su creación, se dirige principalmente a la inversión inmobiliaria participativa. Permite a todo el mundo participar desde 50 euros de forma fácil y ágil en la compra de inmuebles, para recibir rentabilidades a través de su posterior alquiler y venta.

Nace Finanbest: el Amazon de las finanzas

  • Con el objetivo de democratizar la banca privada, gestiona 4 veces mejor cualquier cartera, de forma óptima y al menor coste.
  • La más moderna plataforma automatizada de inversión combinada con el asesoramiento de expertos economistas, realiza una selección mundial entre más de 50.000 fondos.
  • Autorizada en tiempo record (cinco meses) por la CNMV, sus fundadores abandonaron cargos directivos en bancos y sociedades tecnológicas líderes para crear una empresa que está llamada a revolucionar el sector de las finanzas en nuestro país.

En la era del cliente, la transformación digital se ha convertido en una necesidad en todos los sectores. Grandes empresas como Google, Amazon e Inditex ya han conseguido una experiencia más cómoda, más rápida, más barata y sin embargo de mayor calidad para el cliente. Ahora es el turno de las inversiones de la mano de Finanbest, que supone un cambio radical en el asesoramiento y la gestión de los ahorros. ¿Su objetivo? Democratizar la banca privada, combinando la utilización de la más moderna plataforma automatizada de inversión con el asesoramiento de expertos economistas, ingenieros, matemáticos y académicos de reconocido prestigio y más de 30 años de experiencia.

Autorizada en un tiempo récord, 5 meses, por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Finanbest quiere aumentar la rentabilidad anual del inversor medio hasta un 3%, lo que puede suponer un 40% más de rentabilidad en una inversión a 10 años. Esto es, pasar de 10.000 euros a 14.000 euros en beneficio para el cliente.
Para lograrlo, este gestor automatizado, se basa en un experimentado modelo de cuatro pasos. En primer lugar, Finanbest, realiza un estudio personalizado de cada cliente, a través del cual conoce los objetivos y circunstancias personales de cada inversor para poder recomendarle una inversión a medida. A continuación, se define el asset allocation (selección de activos) mediante el algoritmo más avanzado del mercado (Black Litterman), que es el utilizado por el líder mundial de gestión automatizada. Este modelo está apoyado por un comité formado por expertos economistas, que se reúnen de forma mensual para analizar el comportamiento de las carteras. A continuación, se seleccionan para el cliente los fondos más rentables y de menor coste entre más de 50.000 a nivel mundial y finalmente, se monitorizan día y noche las inversiones de los clientes y se ajustan en tiempo real. Todo con la máxima seguridad, gracias a su asociación con entidades líderes del mercado como BNP y Allfunds Bank. Gracias a la inteligencia robotizada, Finanbest, brinda la mejor gestión y una mayor rentabilidad a todos los clientes que tengan un capital mayor de 3.000 euros, ofreciendo un modelo de inversión científico con decisiones racionales y expertas, eliminando los conflictos de intereses que penalizan la rentabilidad de la banca tradicional.

Se trata, por tanto, de poner por primera vez a disposición de un ahorrador medio, un modelo de inversión utilizado por los grandes patrimonios y la banca privada.

El modelo Robo Advisor es ya una realidad en países como Estados Unidos y Reino Unido, donde empresas similares a Finanbest funcionan con enorme éxito desde hace ya más de ocho años. Es el momento idóneo de su llegada a España. Confiamos y creemos plenamente en este modelo. Finabest ofrece transparencia, sencillez y una sistemática que permite al inversor conseguir sus objetivos. Queríamos algo que pudiéramos usar nosotros mismos para nuestros ahorros y que pudiéramos recomendar y lo hemos construido”, afirma Asier Uribeechebarría, fundador y director general de la compañía, en cuya puesta en marcha han participado más de 50 personas de 15 empresas durante casi dos años.

Sólo hay una plataforma de crowdlending con 2 licencias

logo-mytripleaYa ha entrado en vigor la primera ley que regula el Crowdlending o formas de financiación empresarial, se trata de la Ley 5/2015 de fomento de la financiación empresarial del 27 de Abril de 2015. Dicha ley dicta la obligación por parte de las plataformas de contar con la Licencia de Plataforma de Financiación Participativa otorgada por la CNMV. Por otro lado, dicha ley junto con la Ley 16/2009 de 13 de noviembre de servicios de pago, dictan la necesidad de contar con la Licencia de Entidad de Pago registrada en el Banco de España para poder gestionar los pagos entre las partes.

A día de hoy MytripleA es la única plataforma de Crowdlending en España que cuenta con dichas licencias: licencia de Entidad de Pago otorgada por el Banco de España nº 6869, y de Plataforma de Financiación Participativa otorgada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores nº 3.

Estas licencias, aparte de permitir operar a MytripleA como plataforma de financiación, suponen un aumento de confianza de cara a los inversores al saber que participan en una plataforma que opera dentro de un marco legal y regulado.

¿En qué consiste cada una de estas licencias?

Ambas licencias tienen funciones muy diferentes, así que vamos a intentar desgranar las características de cada una de ellas.

La licencia de Plataforma de Financiación Participativa otorgada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores es indispensable para poder operar como plataforma de Crowdlending. Es un requisito exigido en la Ley 5/2015 de 27 de abril de Fomento de financiación Empresarial que en su artículo 5º regula a las plataformas de financiación alternativa.

La obtención de esta licencia está asociada al cumplimiento de unos estrictos requisitos bajo la supervisión de la propia CNMV. Se puede decir que esta licencia marca qué plataformas pueden operar dentro del marco legal en los Préstamos P2P.

 

La licencia de Entidad de Pago otorgada por el Banco de España

Esta licencia permite a la plataforma que la posee ejercer directamente como intermediaria en los pagos y cobros de los préstamos que financie, lo que permite al inversor recuperar sus fondos al instante en el momento que desee realizar una retirada de fondos sin necesidad de intermediarios. También supone una garantía frente a la cuenta de inversión donde los inversores depositan sus fondos, ya que la plataforma que cuente con esta licencia solo puede mover los fondos para realizar los cobros y pagos de los préstamos que intermedie, e incluso en caso de quiebra de la plataforma, ningún acreedor puede ir contra ellos.

La CNMV autoriza a Excelend a operar como Plataforma de Financiación Participativa

excelend-logoDespués de muchos meses de trabajo Excelend ha conseguido la autorización como Plataforma de Financiación Participativa (PFP) por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Esto significa que nuestra actividad está regulada por la legislación española y que estamos sometidos a la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), siendo éste un elemento que añade confianza a la actividad de la compañía como PFP. Gracias a este tipo de logros, las PFP, poco conocidas por los usuarios, pasan a ser aún más seguras de cara a nuestros clientes.

Según la ley del 5/2015 del 27 de abril, de Fomento de la Financiación empresarial, toda PFP debe estar autorizada por la CNMV para llevar a cabo sus actividades empresariales y, a su vez, debe estar inscrita en el Registro Especial de PFP de la CNMV.

La ley impone cumplir a las entidades como Excelend algunos requisitos tales como:

  • Disponer de unos recursos propios totales y de un capital social mínimo
  • Contar con un consejo de administración formado por al menos tres personas
  • Contar con una organización administrativa y contable adecuadas
  • Contar con procedimientos y mecanismos de control y seguridad internos adecuados para garantizar una correcta y prudente gestión de la sociedad
  • Aprobar un reglamento interno de conducta que implique a todos los perfiles relacionados con la actividad de la empresa
  • Contar con la supervisión de un órgano interno y de otro superior (la CNMV)
  • Contar con procedimientos acordes con la política de inversión y con la gestión de riesgos

Así, las PFP están obligadas a ofrecer seguridad completa en todo momento a todos y cada uno de sus usuarios. Ésta es una gran noticia dada la actividad poco conocida que lleva a cabo Excelend. Se trata de una actividad de Crowdlending, de una PFP que pone en contacto a personas que quieren invertir con personas que necesitan un préstamo personal. De esta manera, se eliminan los intermediarios bancarios y los precios son mejores para los dos perfiles: los inversores obtienen unas rentabilidades más altas por sus inversiones y aquellas personas que solicitan un préstamo, pagan unos intereses totalmente ajustados a sus perfiles de riesgo. Así pues, se humanizan las finanzas y todos ganan.

Dado que esta nueva forma de financiación participativa es poco conocida por los usuarios españoles, puede dar lugar a confusión y desconfianza, si bien, gracias a la autorización de la CNMV, esperamos que Excelend pueda transmitir mayor seguridad a sus clientes y a todos aquellos que estén interesados en probar este nuevo modelo de financiación.

Excelend ya puede llevar a cabo su actividad como PFP de forma mucho más cercana y confiada con todos los usuarios españoles que quieran invertir o que quieran solicitar un préstamo.

La CNMV autoriza a Colectual como nueva Plataforma de financiación participativa

logo-colectualLa Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha autorizado a Colectual como nueva Plataforma de Financiación Participativa, al amparo de La Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial.

Colectual es una nueva Plataforma de Financiación Participativa cuyo accionariado está compuesto por más de 50 profesionales multidisciplinares de toda España, y cuya sede está en Valencia.

Su objetivo es la financiación de Pymes, mediante la actividad de crowdlending o préstamos colectivos, poniendo en contacto a través de su web a inversores particulares o profesionales que les permita, desde 100€, tomar una participación en un préstamo a una Pyme cuya solvencia ha sido evaluada por Colectual.

Esta actividad permite que pequeños inversores puedan obtener una rentabilidad atractiva de sus ahorros, al tiempo que invierten en Pymes, que ellos eligen por su actividad, valoración del proyecto que financian, de su proximidad, etc., contribuyendo directamente a la generación de empleo y riqueza.

Colectual tiene como objetivo contribuir a la creación de una alternativa al mercado de crédito bancario para Pymes, donde éstas encuentren financiación, en una situación en la que puede resultar más difícil conseguirla por la reducción del número de entidades crediticias.

Tras la autorización por la CNMV, la plataforma (www.colectual.com) tiene previsto iniciar sus actividades el próximo mes de septiembre de 2016, cuando concluya la inscripción en el registro del regulador.

Documento adjunto: Autorización CNMV

La CNMV autoriza a Socilen como Plataforma de Financiación Participativa

logo-socilenLa Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha autorizado a Socilen como plataforma de financiación participativa, cumpliendo así lo establecido en la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial. Dicha resolución ha llegado tras un informe preceptivo y vinculante del Banco de España. Socilen se convierte así en una de las primeras plataformas en obtener la autorización de la CNMV.

La Ley 5/2015 regula un nuevo modelo de financiación no bancaria conocido como crowdlending, en el que numerosos inversores invierten su capital privado o ahorros a cambio de un tipo de interés.

Socilen es la única plataforma de financiación participativa de carácter generalista. A través de ella, pueden solicitar un préstamo desde particulares hasta autónomos o empresas. Además, es la primera en contar con un sistema de cobertura destinado a cubrir al inversor en caso de impago.

“Estamos muy satisfechos”, asegura Álvaro Castrejana, CEO de Socilen. “Pensamos que la regulación será muy positiva para el sector, ya que va a transmitir confianza tanto a los promotores como a los inversores. Aunque los importes financiados a través de las plataformas todavía no son muy altos, estamos convencidos de que en los próximos años la financiación participativa será una alternativa real a la financiación bancaria.”

Como resultado de este crecimiento, Socilen prevé contratar este año a 5 nuevos empleados. En 2017, la plantilla se incrementará en otras 12 personas. Todo ello con la intención de cubrir los objetivos marcados: conceder 180 préstamos por valor de 2 millones de euros en 2016, y superar los 600 préstamos y 7 millones de euros financiados el próximo año

Crowdcube es autorizada por la CNMV como plataforma de financiación participativa

crowdcube-logoLa plataforma de crowdequity (crowdfunding de inversión) Crowdcube ha conseguido la autorización por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como plataforma de financiación participativa, tal y como establece la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial (más conocida como “ley del crowdfunding”). Crowdcube se convierte, así, en la primera y única plataforma regulada a nivel internacional en dos países, por la Financial Conduct Authority (FCA) en Reino Unido y por la CNMV, en España.

Para Pepe Borrell, director de Crowdcube España, “estamos muy satisfechos con esta nueva acreditación, porque por primera vez en la historia las startups y pymes españolas disponen de un mercado regulado en el que poder realizar ampliaciones de capital de manera ordenada. Cada vez son más las empresas que podrían acudir a las vías de financiación tradicional y optan por el crowdequity”, asegura.

A partir de la entrada en vigor de la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial en abril de 2015, la autorización de la CNMV es necesaria para poder operar como plataforma de financiación participativa, al tiempo que la CNMV es el organismo regulador del sector, que supervisa la actividad de todas las plataformas.

Ronda propia de más de 5 millones de euros

La autorización de la CNMV coincide en el tiempo con una nueva ampliación de capital, de más de 5 millones de euros, que Crowdcube Ltd -la sociedad matriz, del Reino Unido- anunciaba a comienzos de esta semana para el próximo 18 de julio. Se trata de la mayor ronda de inversión de la historia del sector y Crowdcube publicará la semana que viene un folleto informativo al superar el límite establecido por la Unión Europea.

La última ronda de financiación colectiva de Crowdcube se llevó a cabo en 2014, cuando la compañía logró 2 millones de euros de inversores particulares en tan sólo 16 minutos y que se sumaron a los 4,5 millones de euros de Balderton Capital, una de las firmas de capital riesgo más importantes de Europa.

En total, y para financiar su crecimiento, la empresa ha conseguido canalizar 12,8 millones de libras en cuatro rondas de financiación anteriores, atrayendo inversión de más de 500 inversores, así como de empresas líderes en venture capital como Balderton Capital, Draper Espirit o Numis Securities.

Nace Indexa Capital, gestor automatizado de inversiones en España

logo-indexa-capitalHoy cocemos Indexa Capital, primer gestor automatizado que empieza a operar en España, y que ha sido autorizado por la CNMV. Indexa ofrece una mayor rentabilidad potencial del ahorro al tener unas comisiones y costes que son, de media, un 80% más bajos que los que actualmente ofrecen los bancos y fondos en España.

El objetivo de Indexa es conseguir una cartera de inversión completamente diversificada, transparente y con comisiones mucho más bajas que las del sector bancario español actual. Esperamos que la rentabilidad, positiva o negativa, seaun 3,1% anual superior a la de la media de los bancos y fondos de inversión. Más detalles y advertencias sobre este cálculo están disponibles en la web de Indexa Capital.

Indexa Capital es un proyecto Fintech (finanzas y tecnología), que principalmente ofrecen facilidad de uso, transparencia y comisiones bajas a través de servicios en Internet. Indexa permite acceder a cualquiera con un capital destinado al ahorro mayor de 10.000€ a una gestión de su inversión sofisticada, algo que antes sólo estaba disponible a través de la banca privada, y con costes muy altos y una rentabilidad media muy baja.

QUÉ OFRECE INDEXA CAPITAL

  • Comisiones bajas: Indexa permite ahorrar de media un 79% en comisiones y otros costes (coste total promedio de 0,72% anual, comparado con un 3,4% en la banca)
  • Gestor automático: La inversión, los cobros de dividendos, los rebalanceos y las reinversiones, están automatizados.
  • Más rentabilidad potencial: Gracias a las comisiones bajas, a la diversificación y a los rebalanceos automáticos. Indexa sólo invierte en fondos indexados registrados en la CNMV. Al tratarse de fondos de inversión, los cambios en la cartera de inversión no generan pago de impuestos.
  • Confianza y transparencia: El interés del cliente está por encima de todo, no existen comisiones ocultas ni letra pequeña. Además, Indexa Capital A.V., S.A.U. está autorizada y supervisada por la CNMV.

CÓMO FUNCIONA

Indexa es un gestor online y a través de su web indexacapital.com se puede acceder a sus servicios. En primer lugar, Indexa le recomienda al cliente un plan de inversión personalizado gracias a un test de idoneidad que se realiza en la propia web. El cliente, si lo desea, puede cambiar de plan. Una vez que Indexa tiene un perfil asignado, se puede transferir el dinero a una cuenta a nombre del cliente, e Indexa lo invertirá en una cartera diversificada de fondos indexados con comisiones muy bajas. Indexa ofrece la máxima seguridad para el dinero de los clientes: la inversión está en una cuenta a nombre del cliente, en Inversis Banco (del grupo Banca March), e Indexa se ocupa de gestionarlo y vigilarlo.

MODELO DE GESTION

El modelo de gestión de Indexa está basado en décadas de investigación de premios Nobel con el objetivo de maximizar la rentabilidad real neta para el inversor. El Comité Gestor que compone Indexa ha diseñado una cartera diversificada, que invierte en clases de activos poco correlacionadas, y que se ajusta a cada perfil de cliente. Cada una de las clases de activos está representada por un fondo indexado con bajas comisiones. Indexa vigila continuamente las carteras y las reequilibra cuando su composición se desvía significativamente de la cartera objetivo. Indexa minimizatambién  los impuestos que pagan los clientes, invirtiendo exclusivamente en fondos indexados registrados en España (fondos que se pueden traspasar sin tributar sobre la plusvalía).

EQUIPO FUNDADOR

Unai Ansejo Barra, François Derbaix son los fundadores y CEO de Indexa Capital, junto con Ramón Blanco Duelo que es fundador y Consejero de la sociedad.

Unai es Inversor Institucional con más de diez años de experiencia en la gestión de planes de pensiones (Itzarri EPSV) y grandes patrimonios (Consulnor Gestión). Anteriormente fue analista para el front-office de BBVA en Accenture. Es Doctor en Economía, CFA y licenciado en Ciencias Físicas.

François es emprendedor, co-fundador de Aplazame, Toprural, Rentalia y Soysuper. Además de fundador, fue CEO de Toprural desde 2000 hasta 2012 cuando se vendió la empresa a HomeAway (Nasdaq: AWAY). También es inversor privado en más de 25 negocios Internet en España y Bélgica.

Ramón por su parte tiene una muy amplia experiencia en Banca e Internet: trabajó en baca de inversión en el Santander, fundó Selftrade en España que posteriormente pasaría a llamarse Selfbank, fundó etece.es, tiene un MBA de Harvard con beca Fullbright y es profesor en el Máster en Banca y Finanzas de Garrigues.

Les acompañan en el equipo Alejandro D. Caneda (CTO, anteriormente desarrollador senior en Zankyou y Destinia) y Carlos González Serna (CFO, anteriormente CFO en el broker online Interdin).

INVERSORES

El proyecto cuenta con una inversión inicial de más de un millón de euros y está respaldado por algunos de los mejores fondos y businessangels en España: Cabiedes&Partners, François Derbaix (fundador y CEO Indexa), Fides Capital, Viriditas Ventures (Yago Arbeloa), Marta Esteve (fundadora de Soysuper y Rentalia), Álvaro Ortiz (Populate) y Amaia García.

Hablando de crowdimpacting y Fintech con José Moncada

logo-la-bolsa-socialHoy conoceremos La Bolsa Socialprimera plataforma de crowdfunding autorizada por la CNMV en España. Es una plataforma dedicada a la inversión con valores, que pone en contacto a proyectos sociales o medioambientales que contribuyen a mejorar el mundo con inversores interesados en financiarlos, a través de la fórmula de equity crowdfunding.

Su CEO es Jose Moncada, un profesional con amplia trayectoria en política financiera a nivel nacional e internacional que es además Presidente de REDIS (Red española de inversión de impacto). Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra y máster en Relaciones Internacionales, Jose Moncada ha dedicado buena parte de su vida profesional a la política financiera nacional y europea. Así, desde 2003 a 2007 trabajó en el Tesoro Público de Madrid, desde donde dio el salto al escenario europeo para trabajar en la Dirección General de Mercado Interior y Servicios de la Comisión Europea en Bruselas. En 2011, se trasladó a París para formar parte de la Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA).

En 2014 decide dar un giro a su vida profesional y dedicarse a lo que verdaderamente le apasiona, el emprendimiento social. Como él mismo reconoce “era un emprendedor social atrapado en el cuerpo de un funcionario europeo”. José Moncada deja atrás su asentada carrera profesional en el seno de la UE y se convierte en emprendedor con la creación de La Bolsa Social, proyecto innovador no sólo fruto de su dilatada experiencia y conocimiento, sino también por su firme creencia en que se puede invertir en positivo y apoyar iniciativas para ganar algo más que dinero.

Actualmente, compatibiliza su cargo de Director General de La Bolsa Social con su trabajo de profesor de Mercados Financieros de la Unión Europea en el Máster de Información y Comunicación Económica de la Universidad Panthéon-Sorbonne de París.

¿Por qué era necesario crear una red alternativa de financiación para las empresas?

Porque actualmente como consecuencia de la crisis vivimos un periodo de cambio de mentalidad que ha afectado a nuestra forma de tomar las decisiones económicas. Ahora nos preocupamos también del impacto ético a la hora de consumir, ahorrar o invertir y tenemos en cuenta las repercusiones de estas decisiones en los demás, en lo sociedad o el medio ambiente.

Cada vez más gente entiende que ética y economía no pueden estar separadas y se está produciendo un importante auge de las finanzas éticas. Igualmente, han aumentado los inversores y emprendedores que apuestan por invertir y crear proyectos rentables que, al mismo tiempo, generen un impacto social positivo.

En este escenario de cambios, tenía sentido crear una red alternativa como la Bolsa Social, dedicada específicamente a las finanzas éticas y que constituya además un punto de conexión para estos nuevos actores. Un hecho posible gracias, en gran parte, a las nuevas oportunidades que ofrece Internet en el mundo de la financiación.

Hablamos de la Bolsa Social ¿Qué tipo de empresa Fintech es? ¿Qué es el crowdimpacting?

La Bolsa Social es una plataforma de crowdfunding de inversión que pone en contacto a inversores de impacto social con empresas con buen modelo de negocio y escalabilidad que generan una mejora en la sociedad o el medio ambiente. Decimos que somos una plataforma de crowdimpacting, porque nuestro proceso aúna el rigor selectivo del capital riesgo, la fuerza colaborativa de la financiación participativa y la dimensión ética de la inversión de impacto social.

Somos una plataforma que pone el foco en las finanzas éticas mediante la financiación participativa, una fórmula cada vez más extendida en nuestro país y que cuenta con respaldo legal desde que el pasado abril se aprobó la Ley 5/2015 de Fomento de Financiación Empresarial. Dicha Ley exige a las plataformas de crowdfunding de inversión (equity crowdfunding) y préstamos (crowdlending) cumplir con estrictos criterios de transparencia, recursos propios, conflicto de intereses, protección del inversor y la autorización y supervisión de la CNMV. En nuestro caso, podemos decir con orgullo que somos la primera plataforma que autoriza la CNMV en España.

¿Cómo surgió la idea de lanzar la Bolsa Social? ¿Cómo fueron los comienzos?

Como decía antes, la Bolsa Social nace como consecuencia del cambio de mentalidad y el escenario de nuevas oportunidades en el que vivimos. La idea nace tras entrar en contacto con el emprendimiento social cuando trabajaba como funcionario de la Unión Europea. Es entonces cuando decido dar un importante giro a mi trayectoria profesional a favor del emprendimiento social, tras años de trabajo ligados a la política financiera tanto a nivel nacional como en la UE.

En los comienzos del proyecto hemos trabajado en crear una plataforma que otorgue la máxima seguridad al inversor y que esté completamente respaldada por la Ley con la autorización de la CNMV, así como en afinar los criterios a tener en cuenta para la selección de los proyectos.

Igualmente, hemos buscado alianzas con agentes clave en el emprendimiento social y la inversión de impacto como son: Triodos Bank, con el que tenemos un acuerdo para la gestión de las cuentas escrow de cada una de las campañas; AFI, Analistas Financieros Internacionales, para la selección de los proyectos; la Fundación Gómez-Acebo & Pombo para la parte jurídica, y otros actores relevantes en el emprendimiento social en España como UnLtd Spain, Ashoka, Ueia o Impact Hub Madrid, entre otros.

¿Con qué capital contasteis para llevar a cabo este proyecto?

La plataforma la pusimos en marcha con nuestro propio capital, algo más de 100.000 euros. No contamos con financiación externa para ello.

¿Cuál es vuestro modelo de negocio? ¿Cómo generáis ingresos?

Nuestro modelo de negocio es similar al de cualquier plataforma de equity crowdfunding. En caso de éxito de la campaña, la Bolsa Social cobra a las empresas hasta un 5,5% del capital captado. En caso de que la campaña no logre sus objetivos de financiación, no se realiza ningún cobro.

¿Cómo ha sido el proceso de homologación por la CNMV de acuerdo a la Ley 5/2015?

Ha sido un proceso exigente que nos ha conducido a establecer políticas y procedimientos internos de protección del inversor, transparencia y medios técnicos y humanos adecuados, un reglamento interno de conducta y de protección del cliente. El diálogo con la CNMV nos ha enriquecido y nos ha ayudado a interpretar adecuadamente los requisitos de la Ley y adoptar las medidas necesarias para garantizar la seguridad jurídica en las operaciones de la plataforma, algo que consideramos clave para nuestros inversores.

¿Cuál es el perfil del inversor de la plataforma? ¿Qué ventajas obtienen?

Nos dirigimos a inversores profesionales y particulares que quieran participar en empresas con un modelo de negocio probado, potencial de crecimiento e impacto social o medioambiental acreditable. El inversor de la Bolsa Social es un inversor de impacto, es decir, busque un retorno integral de su inversión: además de la rentabilidad, quiere que su dinero financie proyectos empresariales que persigan mejorar la sociedad y cuidar del medio ambiente.

A través de la Bolsa Social, los inversores de impacto pueden convertirse en socios de empresas afines a sus valores, invirtiendo en ellas a golpe de clic y de manera ágil y sencilla. El registro es muy fácil y gratuito. El inversor no paga por invertir. Desde la Bolsa Social, los inversores registrados pueden acceder a toda la información sobre la situación de la empresa e invertir en aquellas que les interese y diversificar así su cartera. Otra de las ventajas es que al coinvertir con otros inversores, reducen la exposición de sus inversiones y diversifican.

¿Es más difícil conseguir proyectos o inversores?

Yo diría que ambas operaciones tienen su complejidad, pero ya tenemos 800 inversores registrados en la plataforma y cada vez nos llegan más proyectos, incluso de fuera de nuestras fronteras.

¿Cuál es la rentabilidad media de las operaciones que se gestionan en la plataforma?

Las empresas que publicamos en la Bolsa Social son empresas de reciente creación con alto potencial de crecimiento; empresas que pueden ofrecer rentabilidades elevadas pero que también presentan un riesgo elevado. Además, el periodo de inversión suele ser largo, ya que para recuperar el capital hay que esperar a la venta de la empresa a un tercero o a que la empresa u otros socios compren participaciones.

Es difícil cuantificar de antemano el retorno y riesgo de esta clase de inversiones. Según estudios realizados por NESTA junto con la Asociación Británica de Business Angels, el retorno medio de la inversión se  sitúa alrededor de 2,2 veces el capital invertido en un período de inversión de 3,6 años. Esta cifra se traduce en un retorno anual o TIR superior al 20% anual, sin tener en cuenta los importantes incentivos fiscales a la inversión en empresas con menos de 3 años de vida.  Es importante señalar que el retorno medio de este estudio es el resultado de retornos individuales muy diferentes: el 56% de estas inversiones generan pérdidas, con un retorno inferior al capital invertido y solamente el 44% obtiene un retorno superior al capital invertido; de esta muestra un 9% genera un retorno superior a 10 veces la inversión.

Diversificar es la forma de mitigar el riesgo inherente. Es fundamental repartir el capital a invertir entre un número elevado de inversiones, en diferentes sectores, diferentes estados de madurez, diferentes momentos del tiempo o diferentes localizaciones. Diversificar es esencial cuando se invierte en empresas de reciente creación, ya que la mortalidad de las empresas es más elevada. El objetivo de tener una cartera de inversiones diversificada es conseguir un retorno global de la inversión positivo teniendo en cuenta el elevado riesgo individual de esta clase de empresas.

¿Qué garantías ofrecéis a los inversores que decidan operar con vosotros?

Los inversores tienen la garantía de invertir a través de una plataforma que cuenta con la autorización y supervisión de la CNMV. Además utilizamos cuentas escrow de Triodos Bank por cada una de las empresas. Si la campaña no finaliza con éxito, el dinero que han invertido se les devuelve sin ningún coste para ellos.

Además de esta protección al inversor, tal y como estipula la Ley tenemos fijados unos límites de inversión, distinguiendo entre inversores acreditados y no acreditados. Los primeros son los inversores profesionales (institucionales, empresas, business angels, etc.) que cuentan con capacidad, conocimiento y experiencia inversora por lo que pueden invertir sin límite de cantidad. Por el contrario, los no acreditados son los que por primera vez se adentran en el mundo de la inversión y tienen un límite de 3.000 euros como máximo por proyecto y 10.000 euros al año.

Por lo demás, el capital invertido no está garantizado, ya que el inversor se convierte en socio de la empresa y su beneficio o pérdida dependerá de cómo evolucione la empresa. Nos gusta ser muy claros respecto a los riesgos inherentes a esta clase de inversión, para que nadie se confunda. Por eso recomendamos siempre invertir una cantidad de dinero que no se necesite en el corto y medio plazo, diversificar la inversión entre varias empresas e informarse bien de las condiciones de la inversión.

Como CEO de una empresa fintech, ¿Cuál crees que es la causa del auge de las empresas fintech?

La tecnología nos permite hacer de una manera muy sencilla cosas que antes eran impensables o muy difíciles. Los avances tecnológicos pueden producir grandes cambios industriales. En el caso de las finanzas este impacto es claro. El año pasado el volumen de las operaciones realizadas en Europa a través de plataformas online de financiación alternativa sumó 3.000 millones de euros, y se espera que para este año la cifra se duplique. La inversión a través de plataformas de financiación participativa aumenta a tasas cercanas al 200% cada año. Cada vez más gente utiliza estos mecanismos de inversión con la misma naturalidad que compra billetes de avión. Antes, para comprar un billete de avión teníamos que ir a una agencia de viajes a preguntar los horarios. Con internet este proceso se realiza desde el ordenador o el móvil en apenas unos minutos.

Cómo ves la actitud que tiene que tener la banca con las empresas fintech, ¿de colaboración o de competición?

En mi opinión debiera ser claramente de colaboración. La banca necesita adaptarse a las nuevas oportunidades que propicia la tecnología. Para mí está muy claro que no somos competencia, sino una herramienta de financiación complementaria que puede resultar muy útil a la banca, incluso como un instrumento para vincular a los clientes en determinados proyectos.

Las entidades bancarias tradicionales, ¿van a desaparecer? ¿Cuál es su futuro?

Creo que la banca tradicional es consciente de la necesidad de adaptarse y vemos que está haciendo esfuerzos en este sentido. Los bancos que antes sepan adaptarse tendrán una ventaja sobre sus competidores. Creo que las que no logren adaptarse adecuadamente, lo sufrirán en su cuenta de resultados y estarán abocadas a desaparecer.

Siempre pongo el mismo ejemplo. En París trabajaba en un maravilloso edificio del S. XIX, cerca de los Inválidos, que era la sede de la autoridad de los telégrafos. Cuando cambió la tecnología y se generalizó el uso del teléfono, esa autoridad quedó sin sentido y desapareció. Ahora el edificio se alquila para oficinas. ¿Le puede pasar algo parecido a la banca tradicional si no se adapta? Tal vez.