Entradas

La devaluación de las divisas en los países participantes en el mundial de fútbol añade atractivo al mercado de fichajes

  • Ebury, la institución especializada en el intercambio de divisas, ha elaborado un informe titulado El Mundial de las Divisas, en el que recoge la evolución que han sufrido en el último año las divisas de los países participantes en el mundial de fútbol y cómo podría influir en el próximo mercado de fichajes

Ebury, la institución especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, ha realizado el informe titulado “El Mundial de las divisas”, un ranking que recoge la evolución que han experimentado en los últimos doce meses las divisas de los países que disputan el torneo, y en el que se evidencia claramente cuáles han sido los países ganadores y los perdedores en este mercado. En el pódium estaría el Euro, a tenor de la revalorización que ha experimentado respecto al conjunto de las monedas de los países emergentes, y con él todos los clubes de aquellos países que comparten la moneda común. Prácticamente, todas las monedas de aquellos países han sufrido en último año fuertes depreciaciones, que oscilan entre el -67,25% del peso argentino hasta el -0,13% del won surcoreano. Según Ebury, se trata de un factor que podría influir previsiblemente en las negociaciones que tengan lugar en el mercado veraniego de fichajes.

Ebury recuerda que, al margen de otras consideraciones económicas (solo los derechos televisivos y la publicidad comprometida supone un negocio superior a los 2.600 millones de dólares), el Mundial constituye la mejor ventana de promoción y de generación de mercado para las estrellas del balón durante el mes que dure el torneo. Se trata de un mercado que mueve anualmente una cifra cercana a los 3.000 millones de euros en Europa y que está sometido, al margen de los vaivenes en el rendimiento de cada una de esas estrellas, al impacto derivado de la cotización de las respectivas divisas, que podrá abaratar o encarecer los traspasos.

A tenor de los datos que revela el ranking de Ebury, una de las principales fuentes productoras de talento futbolístico como Argentina constituirá una auténtica oportunidad para los clubes encuadrados en la zona euro, que podrían utilizar el factor tipo de cambio como elemento de negociación. No en vano, el Peso Argentino se ha devaluado de un 70% respecto del euro en el último año. De esta manera, figuras de la selección albiceleste como Franco Armani, actual portero de River Plate, o Maximiliano Mezza, centrocampista del Independiente, ambos equipos de la liga nacional argentina, podrían representar interesantes oportunidades de compra para el fútbol europeo.

Otra de las grandes potencias futbolísticas del mundo, Brasil, que se ha alzado más veces con el título de campeón del mundo (hasta en cinco ocasiones), podría ver cómo el foco de las oportunidades se coloca sobre jugadores como Cassio, actual portero del Corinthias, o el defensa Pedro Geromel, que milita en las filas del Gremio de Porto Alegre. Respecto al Euro, el real brasileño presenta en el último año un descuento del 36%.

La moneda local del país donde se disputa el torneo también se ha devaluado en el último año respecto al Euro. En concreto lo ha hecho en un 15%, lo que pone en el punto de mira a jugadores de su selección o militantes en la liga nacional rusa. Es el caso del cotizado Branislav Ivanovic, que aunque este mundial lo jugará con su país, Serbia, actualmente es el lateral derecho del Zenit de San Petesburgo. Un hipotético fichaje  en rublos resultaría beneficioso para cualquiera de los grandes equipos que operan con la moneda única. Otro tanto ocurriría con la estrella de la selección Iraní, el delantero Sardar Azmoun, cuya ficha depende del club ruso Rubin Kazan.

Por otra parte, los futbolistas que juegan en ligas árabes también podrían resultar atractivos gracias a la devaluación de sus monedas. Es el caso del delantero de la selección egipcia Marwan Mohse, jugador del Al Ahly, y en quien recaerá el peso como ariete de la selección nacional en ausencia del lesionado Mohamed Salah. Su posible fichaje podría beneficiarse de un ahorro del 4%, que es lo que se ha devaluado la libra egipcia en el último año.

Lo mismo podría suceder con los jugadores de las selecciones de Irán o de Arabia Saudita. Las monedas locales de estos países han caído un 36 y un 5 por ciento, respectivamente, si las comparamos con los valores que tenían frente al euro hace un año.

El efecto divisa no tendría efecto en el caso de fichajes de figuras de primer nivel como Cristiano Ronaldo, Antoine Griezmann, Neymar Jr., Robert Lewandowsky o James Rodríguez, que ya militan en clubes que juegan dentro de la zona euro. Caso contrario a lo que ocurriría si algún equipo continental de los que comparten la moneda única optase por la compra de jugadores de la Premiere League inglesa. Al cambio, tendrían que abonar un 1% más que hace un año,  la ganancia de la libra respecto al euro en este periodo.

“En tanto que los clubes de fútbol se gestionan como empresas con presencia activa en un mercado global, resulta obvio que deben dotarse de profesionales de perfil financiero que sepan manejarse adecuadamente en el mercado de divisas. Dependiendo del momento de mercado en el que nos encontremos, su cotización puede constituir un factor que ejerza un fuerte impacto tanto en la esfera deportiva como presupuestaria de los clubes”, comenta Duarte Líbano Monteiro, director general de Ebury.

Ebury logra situarse, en sólo 5 años, entre las 50 mayores tecnológicas españolas

Ebury, la fintech fundada por los ingenieros españoles Juan Lobato y Salvador García, especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, y focalizada en el sector pyme con actividad exterior, se ha erigido como una de las empresas con base tecnológica de mayor crecimiento en España. Si se compara su trayectoria con las cifras que aporta el ranking de las 100 mayores empresas tecnológicas españolas en 2017, Ebury se situaría entre las cincuenta primeras por tamaño de su plantilla -actualmente emplea a más de 200 profesionales en España, un tercio de su plantilla global- y escalaría a la segunda posición entre las siete que más han crecido en empleo en 2017, con un incremento del 50%.

Ebury ha logrado esta posición en tan sólo cinco años de presencia en nuestro país. La compañía fue fundada en Londres en 2009, aprovechando las nuevas oportunidades de negocio que abría la nueva directiva de pagos internacionales, que rompía de facto el monopolio del sector bancario en este nicho de mercado, y optó tres años después por España como su segunda base de operaciones en el mundo.

Actualmente, Ebury cuenta con dos sedes en España, una en Madrid, dedicada a operaciones financieras, labores comerciales y de marketing, donde trabajan 100 personas, y otra en Málaga, donde se concentran todas las actividades relacionadas con programación y desarrollo tecnológico, con una plantilla de 120 profesionales, la mayoría de perfil tecnológico -ingenieros informáticos y programadores- y con el objetivo previsto de crecer en esta sede hasta los 200 empleados a finales del presente ejercicio.

Otro de los hitos logrados por la compañía en todo este tiempo ha sido el de duplicar año tras año el número de clientes. Actualmente, la compañía atiende a más 24.000 pymes en toda Europa –de las cuales 3.500 se encuentran en España-, a las que ofrece servicios relacionados con la gestión del riesgo de tipo de cambio y pagos internacionales. Hay que señalar, además, que el monto de operaciones en divisas gestionadas el pasado ejercicio por Ebury ascendió a 6.000 millones de euros, un 20% más que el ejercicio precedente.

Ebury ha experimentado en los dos últimos años una fuerte expansión internacional, que le ha llevado a abrir oficinas propias en Ámsterdam, Varsovia, París, Hamburgo, Zurich, Bruselas, Atenas, Lisboa, Milán y Toronto, sumándose a las ya existentes en Londres, Madrid y Málaga. Todas ellas operan bajo el soporte tecnológico proporcionado por el centro de programación desarrollo con que cuenta la compañía en Málaga.

Espíritu de startup y activismo tecnológico

“A pesar del importante tamaño que Ebury ha adquirido como empresa, nuestra apuesta se decanta por continuar manteniendo vivo el espíritu de startup. Eso se traduce en el desarrollo continuo de la compañía y en el deseo de seguir captando talento joven en nuestro país, además de continuar impulsando iniciativas tecnológicas tanto en España como en el extranjero”, declara Venancio Gallego, director de Operaciones de Ebury.

Este “activismo tecnológico” se traduce en la participación de Ebury en numerosos foros relacionados con entornos de programación abiertos, donde, según Venancio Gallego, se están produciendo las mayores innovaciones y avances disruptivos relacionados con la programación y desarrollo de sistemas y aplicaciones. En concreto, el director de Operaciones de Ebury cita los lenguajes de programación Python y las metodologías ágiles, sobre las que crece la plataforma de Ebury para conseguir ofrecer más rapidez y transparencia y una completa seguridad a las transacciones con divisas.

Las tecnologías open source y la apuesta por la nube, en las que se basa su plataforma, junto a los equipos de trabajo multidisciplinares y el uso de metodologías ágiles como Scrum con filosofía de integración continua en el ciclo de vida de producto, son los factores estratégicos que aportan un valor diferencial a Ebury, y que contribuyen al crecimiento y a la eficiencia de los servicios financieros que ofrece en todo el mundo.

Todo ello ayuda a mantener una infraestructura de negocio tecnológico única, que permite, entre otras cosas, trabajar con un sistema de reconciliación en tiempo real que ejecuta más del 60% de transacciones internacionales durante un mismo día.

Apoyo financiero a las pymes

El director general de Ebury Iberia, Duarte Líbano Monteiro, remarca que la incorporación de Ebury al mercado financiero ha supuesto un revulsivo para el sector, en la medida en que, gracias al soporte de las nuevas tecnologías y su especialización en divisas, han logrado ofrecer a las pymes que exportan e importan unos servicios de altísimo nivel que antes sólo eran accesibles para las grandes empresas. “Ebury ha ayudado a las pymes a dar el salto al comercio exterior, ayudándoles a reducir el riesgo presente en todas las operaciones comerciales que se llevan a cabo fuera de la zona euro”, explica.

Señala además el responsable de Ebury en España que el mercado ha dado la razón a la visión de negocio de la compañía. “Hoy son 24.000 las empresas en todo el mundo las que realizan pagos, se cubren del riesgo de divisa o acceden a financiación para sus importaciones a través de Ebury. Y esperamos que en el futuro, como ha ocurrido hasta ahora, sigamos duplicando prácticamente todos los años nuestra cartera de clientes. Nuestra plataforma nos dota de velocidad, transparencia, flexibilidad y menores costes de transacción en más de 140 monedas”, señala.

Reconocimientos

En 2016 Ebury fue declarada “Mejor fintech europea de pagos”, a criterio de la “European Fintech Awards & Conference”, y su  equipo de Data fue reconocido con el premio Hacking Global  Health que otorga la Fundación Bill y Melinda Gates en colaboración con la Open Data Science Conference, el foro que periódicamente reúne en varias ciudades del mundo a profesionales, expertos e investigadores en el tratamiento de datos. En 2017, Ebury formó parte por tercer año consecutivo del Deloitte Technology Fast 50, el ranking que reúne a las empresas de más rápido crecimiento en Reino Unido, y fue premiada como “Mejor iniciativa empresarial de Big Data” por Synergic Partners.

Kantox se asocia con BELLIN para apoyar la expansión internacional de las PYMES

BELLIN, uno de los líderes globales en soluciones online de software de tesorería y servicios financieros para empresas internacionales, une sus fuerzas con la multinacional Fintech Kantox, especializada tecnología para la gestión del riesgo de divisa, para ofrecer una plataforma de apoyo a la expansión internacional de las empresas medianas.

Para las mid-caps, abrir nuevos mercados supone multiplicar la presión sobre su equipo financiero, además de enfrentarse a riesgos de divisa hasta ese momento desconocidos.

En este sentido, Kantox proporciona a los CFOs y directores financieros una alternativa segura, sencilla y al alcance de cualquier empresa, para automatizar sus estrategias de riesgo y la gestión de pagos y cobros internacionales.

Por su parte, las soluciones de Treasury as a Service (TaaS) de BELLIN permiten a las empresas externalizar la gestión financiera y reducir así la carga de trabajo de equipos de tesorería a menudo demasiado reducidos. Con TaaS, las compañías medianas pueden obtener una dimensión financiera internacional externalizando funciones
como la planificación de la gestión de liquidez del grupo, los pagos internacionales, el balance contable en todos los bancos, países y divisas (cash pooling) o la conciliación y liquidación de pagos y cobros entre filiales (netting).

La integración del TaaS de BELLIN con las soluciones de gestión de divisas de Kantox y la experiencia internacional de estos dos players globales del sector financiero abre nuevas puertas a las empresas medianas: “Nuestra unión con Kantox, nos aporta soluciones adicionales de gestión de riesgo de divisas”, dice Martin Bellin, CEO y fundador de BELLIN. “Esto nos permite ofrecer como servicio los instrumentos financieros que las empresas necesitan. Así, las empresas que operan a nivel internacional pueden desarrollar un potencial enorme al mejorar las condiciones de
sus departamentos financieros”.

Philippe Gelis, CEO de Kantox, añade: “Nuestra colaboración con BELLIN se basa en ofrecer a las empresas medianas una solución que simplifique el esfuerzo diario de su departamento financiero. La oferta del TaaS de BELLIN es muy interesante para nuestros clientes porque cubre muchas de sus necesidades financieras y les da acceso a herramientas que sólo las grandes empresas se pueden permitir”.

Kantox se abre a Latinoamérica, Asia y Oriente Medio Ampliando su portfolio a 92 divisas

La empresa Fintech, especializada en la automatización y gestión de riesgo de divisa amplia de 35 a 92 su cartera de divisas. Con esta ampliación, Kantox cubrirá casi al 100% el mercado Latinoamericano ya que a su oferta actual le suma el real brasileño (BRL), el peso colombiano (COP), el peso chileno (CPL) y el sol peruano (PEN), entre otros.
También amplía significativamente su capacidad operativa en el continente asiático, sumando a su portfolio la rupia india (INR), el dong vietnamita (VND), la rupia indonesia (IDR), el ringgit de Malasia (MYR) y el dólar taiwanés (TWD) y abre Oriente Medio cubriendo de entrada más del 50% de las divisas de este mercado.

*Un listado completo de las divisas que Kantox ofrece puede ser consultado aquí.

Las divisas exóticas se caracterizan por su falta de liquidez, sus restricciones administrativas y su difícil comercialización. Operar con divisas exóticas es a día de hoy un punto débil para las empresas internacionales ya que resulta difícil encontrar bancos para procesar pagos en divisas exóticas, y cuando se encuentran, a menudo la escasa transparencia, los altos spreads en el tipo de cambio y las comisiones abultadas que encarecen considerablemente los costes de la operación.

“Hemos conseguido que el pago en divisas exóticas sea como hacer un pago en cualquier otra divisa. Nuestro objetivo es automatizar, simplificar y dotar de transparencia y seguridad los pagos internacionales y ahora lo hacemos posible en 92 divisas. Pero lo más importante es que, a diferencia de otros proveedores, nuestros precios son competitivos en todo nuestro portfolio, no sólo en las principales divisas.” afirma Philippe Gelis, CEO y Cofundador de Kantox.

Ebury repite por tercer año consecutivo en el Deloitte Technology Fast 50

Ebury, la fintech fundada en Londres por los ingenieros españoles Juan Lobato y Salvador García, ha sido incluida por tercer año consecutivo en el Deloitte Technology Fast 50, el ranking que reúne a las empresas de base tecnológica radicadas en Reino Unido que han demostrado un mayor crecimiento de sus ingresos en los últimos cuatro años.

El ranking destaca que Ebury, especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, ha logrado incrementar sus ingresos en este tiempo en un 548%, lo que le convierte en una de las fintech de más rápido crecimiento entre las trece que se incluyen en la lista dentro de esta categoría.

“Estamos orgullosos de que Ebury haya sido el incluida en Deloitte UK Technology Fast 50 de 2017 por tercer año consecutivo”, declara Salvador García, CEO de Ebury, quien subraya que “el crecimiento alcanzado por la compañía en este periodo se ha basado el compromiso de proporcionar a las pequeñas y medianas empresas las mejores soluciones financieras para alcanzar sus objetivos internacionales”.

“En Ebury -añade Salvador García- usamos la tecnología para permitir a las empresas crecer a través de las fronteras y hacer negocios donde quieran y en la moneda que necesiten de manera segura y eficiente”.

Tras el inicio de actividades en Londres en 2009 y en España en 2011, Ebury ha abierto 12 oficinas en 10 países europeos y en todo este tiempo ha realizado transacciones en divisas por valor de 12.500 millones de libras. Su actual cartera de clientes se eleva en toda Europa a 24.000 empresas, de las que 3.500 se encuentran en España, donde la compañía cuenta con oficinas en Madrid y Málaga.

Ebury emplea actualmente a más de 600 empleados en toda Europa y planea superar los 1.000 antes de finales de mayo de 2018, coincidiendo con la conclusión de su actual ejercicio fiscal.

Ebury dibuja el perfil de las empresas españolas que operan a través de canales alternativos

Según un estudio realizado por la fintech especializada en pagos internacionales, se trata de pymes de hasta 50 empleados que se decantan por transacciones al contado y que realizan operaciones por un importe medio de 45.000 euros dirigidas principalmente a la adquisición de dólares

El perfil de las empresas españolas que utilizan canales alternativos a la banca para realizar transacciones con divisas se corresponde con el de una pyme de hasta 50 empleados dedicada a la actividad de comercio al por mayor y que realiza transacciones al contado por un importe medio superior a los 45.000 euros, dirigidas principalmente a la adquisición de dólares. Además, se trata de empresas con un grado de recurrencia cercano al 90%, lo que significa que prácticamente 9 de cada 10 empresas que han probado este servicio terminan repitiendo esta opción.

Así se desprende de un estudio realizado por Ebury, la fintech especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas que fundaron hace ocho años los ingenieros españoles Juan Lobato y Salvador García y que actualmente realiza en Europa operaciones de cambio por valor de 6.000 millones de euros anuales.

Ebury calcula que alrededor del 20% de las Pymes con actividad exterior regular acuden actualmente a canales alternativos a la banca a la hora de solicitar servicios y soluciones relacionadas con el intercambio de divisas y la gestión del riesgo de tipo de cambio.  A su juicio, el mercado para este tipo de servicios experimentará crecimientos anuales cercanos al 30% en los próximos cinco años debido a las principales bazas competitivas que presenta frente a la banca, como son asesoramiento personalizado, agilidad, transparencia, acceso a un mayor número de divisas y menores comisiones.

Consolidación de un canal financiero alternativo

Los datos de este informe confirman la consolidación de un canal financiero basado en la alta especialización en divisas y que ha logrado proporcionar a las pymes unos servicios homologables a los que venían recibiendo tradicionalmente solo las grandes corporaciones a través de sus bancos.

El estudio, realizado a partir de una caracterización de la base de clientes de Ebury en España, la cual asciende actualmente a más 3.000 empresas con actividad exterior, pone de relieve que el cliente tipo que acude a este canal para realizar sus pagos internacionales en divisas es, en su mayoría, una pequeña empresa de hasta 50 empleados (más de un 65% responde a este perfil) y, en menor proporción, compañías medianas, de más de 200 empleados, que representan casi el 23%. Además, se trata de empresas que operan mayoritariamente en el sector de comercio al por mayor y manufacturero (ambos sectores representan el 54% del total).

Dólares, euros y libras, las más demandadas

Las divisas más demandas por estas empresas son, por este orden: dólares (el 61,45% de las operaciones se realizan en esta divisa); euros, con casi un 16% del total de transacciones, y libras esterlinas, con cerca del 7%.

En cuanto al tipo de operaciones más solicitadas, por encima del 82% se concentra en el mercado spot o al contado, mientras que el 16,5% se orienta a productos de cobertura, como el window forward, un tipo de contrato que aporta más flexibilidad al cliente al poder ser ejecutado durante un periodo de tiempo en vez de en una fecha específica.

Por su parte, el volumen medio de cada una de las operaciones en divisas que realizan las pymes que acuden a este canal alternativo a la banca supera los 45.000 euros.

Origen de las pymes y grado de recurrencia

En relación al origen geográfico de las pymes que optan por estos servicios alternativos, seis de cada diez proceden de tres comunidades autónomas: Madrid, Cataluña y Valencia, siendo la región madrileña, con cerca de un 30%, la que registra mayor número de empresas.

Sobre la consolidación de este canal alternativo a la banca dentro de los servicios de intercambio de divisas, resulta elocuente que casi nueve de cada diez pymes (el 86% del total) que han realizado una primera operación a través de él termine repitiendo e incorporando este tipo de servicio a su cartera de proveedores financieros, ya sea en exclusiva o en alternancia con el canal tradicional que representaría la banca.

Asesor financiero vs 100% online

Si bien uno de los atributos más valorados por los clientes del canal fintech es el representado por el fuerte soporte tecnológico que ofrece su propuesta de valor al mercado, más de siete de cada diez clientes (71,19%) optan por contar con la asistencia de un asesor especializado, frente a un 25% que prefiere operar de forma completamente online.

Precisamente, en este punto radica una de las principales bazas competitivas de este canal frente a la banca tradicional. Se trata de la posibilidad de contar con el valor añadido de un asesor que vela por los intereses de la empresa, conoce el sector en el que opera y sus necesidades específicas en el campo de las divisas, y que tiene capacidad de adelantarse a posibles eventos del mercado que pueden generar picos de volatilidad y elevar el riesgo.

En este sentido, Duarte Líbano Monteiro, director general de Ebury para España y Portugal asegura: “La irrupción de empresas como Ebury en el mercado financiero ha supuesto para muchas pequeñas y medianas empresas una revolución en su forma de gestionar el movimiento de fondos con todo el mundo, realizar pagos y recibir cobros en más 140 divisas, así como cubrirse ante el riesgo de tipo de cambio en sus operaciones internacionales. Este mercado venía siendo cubierto por entidades financieras tradicionales, más orientadas a atender las necesidades de las grandes empresas que de las de compañías de menor tamaño que basan su éxito en una mayor velocidad y flexibilidad de respuesta”.

Ebury anuncia en South Summit una estrategia para superar el estándar de servicio de la banca

Ebury permitirá a las pymes realizar cobros directos de sus clientes en más de 60 divisas, lo que abaratará de forma considerable la conversión de estos fondos a euros al reducirse el número de canjes y comisiones

Ebury, la fintech especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, enfocada al sector pyme con actividad de importación y exportación, anuncia el lanzamiento de una estrategia encaminada a superar los estándares de servicio de la banca en del segmento de la pyme con actividad internacional.

Tras implantar recientemente una línea de financiación a las importaciones, Ebury permitirá ahora a las pymes realizar cobros directos de sus clientes en más de 60 divisas, lo que abaratará de forma considerable la conversión de estos fondos a euros al reducirse el número de canjes y las comisiones, ha anunciado hoy Salvador García, CEO de Ebury, en el marco de South Summit, el mayor evento anual del sur de Europa sobre emprendedores e inversores que se celebra hasta el próximo viernes en Madrid.

El CEO de Ebury recordó que, en el periodo comprendido entre 2009 y 2016, que coincide prácticamente con el tiempo en que la fintech lleva operando, las exportaciones españolas de bienes y servicios crecieron un 50%, hasta representar ya un 33% de nuestro PIB, lo que en parte ha sido consecuencia de que el número de empresas exportadoras regulares, en su mayoría pymes, se incrementase en un 25%, hasta sumar actualmente 50.000 compañías. Estos datos, según el CEO de Ebury, ponen de relieve el enorme potencial de las pymes españolas para que sigan aumentando su presencia y peso en el comercio internacional.

En este nuevo contexto de internacionalización de la pyme española, Ebury se ha propuesto como objetivo ayudar a estas empresas a reforzar su competitividad por la vía de reducir la complejidad de las operaciones financieras y el riesgo inherente a los mercados exteriores. “Nuestra razón de ser, como empresa, es derribar las barreras que se interponen al acceso de las pymes a los mercados internacionales, y lograr que puedan disfrutar del mismo nivel de servicios y diversidad de productos financieros que hasta hoy solo se ofrecían a las grandes empresas”, ha declarado Salvador García.

Las nuevas capacidades que pone Ebury al servicio de las pymes permiten el cobro en más de 60 divisas y aseguran la disponibilidad rápida de los fondos. Adicionalmente, facilitan la conversión a euros o a cualquier otra divisa a un tipo de cambio competitivo y con posibilidad de cubrirse del riesgo de divisa.

“Ebury avanza en la línea de cerrar una cartera de productos y servicios financieros que den soporte a las importaciones y exportaciones de la pyme que comercializa internacionalmente o mantiene bases en el extranjero. Y en este sentido, nuestro objetivo es trascender en calidad de servicio y amplitud de soluciones la oferta de los bancos”, añade el CEO de Ebury.

Transacciones por 6.000 millones de euros

Ebury realizó en el último ejercicio transacciones por valor de 6.000 millones de euros en divisas a nivel global, lo que representa un crecimiento del 20% en relación con el ejercicio anterior. Asimismo, durante los últimos doce meses, la compañía ha incrementado en un 50% su cartera de clientes, hasta alcanzar las 24.000 pymes en toda Europa.

Ebury emplea actualmente a 500 personas en Europa, de las cuales el 35% trabajan en España, entre sus sedes de Madrid y Málaga. A parte de su presencia en España, cuenta con oficinas en otros diez países europeos.

Ebury está referenciada en el Financial Times como una de las empresas de más rápido crecimiento de Europa en el sector fintech y está incluida entre las 17 startups líderes en el Business Insider. Asimismo, hace unos meses fue incluida en el selecto grupo de las 250 fintech más innovadoras del mundo por la consultora tecnológica neoyorquina CB Insights.

El banco NIBC invierte en ebury para aumentar las oportunidades en el sector del comercio exterior

  • Se trata de una de las primeras operaciones de colaboración que se llevan a cabo entre un banco y una fintech en Europa
  • Ebury fue fundada en 2009 por los ingenieros españoles Juan Lobato y Salvador García y se ha revelado como una de las fintech de mayor crecimiento y potencial en el mundo
  • Desde su creación, ha recaudado más de 120 millones de dólares en inversiones y dispone actualmente de una plantilla superior a los 500 empleados, repartidos en 8 ciudades europeas

Ebury, una de las fintech de mayor crecimiento, especializada en transacciones de divisas y líneas de crédito a la importación, anuncia  la inversión realizada por el banco NIBC. Con esta operación, los clientes de NIBC podrán beneficiarse de la infraestructura tecnológica de Ebury y hacer uso de su innovadora plataforma de gestión de transacciones, líneas de FX y de crédito a la importación, de manera que puedan acceder a más y mejores capacidades financieras para sus negocios internacionales.

Numerosas empresas de tamaño mediano no tienen actualmente acceso a soluciones bancarias orientadas a internacionalización y carecen además de un conocimiento especializado en este campo, lo que  limita su potencial de desarrollo en el comercio exterior. Con esta colaboración estratégica, tanto el banco NIBC como la fintech Ebury permitirán a los clientes obtener servicios bancarios avanzados, incluyendo soluciones financieras adaptadas para operar con la mayoría de mercados emergentes. Ello reducirá además las barreras de acceso al comercio internacional y permitirá a las empresas acelerar su crecimiento.

La asociación con el banco NIBC permitirá a Ebury seguir creciendo y desarrollando su negocio en los Países Bajos, Alemania, Bélgica y avanzar en su expansión por el resto de  Europa. Desde su creación en 2009, Ebury es una de las compañías de más rápido crecimiento en todo el mundo. Actualmente, su plantilla supera los  500 empleados y dispone de oficinas en ocho países europeos.  Asimismo, ha recaudado más de  120 millones de dólares de inversión de reconocidos inversores tecnológicos.

Juan Lobato, CEO y cofundador de Ebury, declara: “Estamos encantados de anunciar nuestra asociación con NIBC. El equipo de NIBC ha demostrado logros sobresalientes cuando se trata de priorizar los intereses de los clientes. Este es un gran ejemplo de cómo los bancos pueden asociarse con éxito con fintechs para mejorar sus propuestas. Esperamos poder ofrecer nuestras soluciones a los clientes de NIBC, que se beneficiarán de una innovación continua y de una solución estratégica de banca internacional “.

El banco NIBC, una de las entidades financieras líderes en los Países Bajos, incorpora regularmente a su gama de servicios nuevas soluciones financieras dirigidas a su base de clientes de tamaño mediano. Entre ellas, se cuentan recientes soluciones de mercado de capitales, gestión de flujo de caja y capacidades de leasing.

Paulus de Wilt, CEO de NIBC Bank, afirma: “Nuestra ambición es marcar la diferencia para nuestros clientes en momentos decisivos. Buscamos ser emprendedores, innovadores y profesionales, y en esta colaboración hemos encontrado un verdadero socio en Ebury. Ebury ha desarrollado una plataforma de última generación para soluciones financieras transfronterizas, que estará disponible para nuestros clientes del noroeste de Europa y les permitirá acelerar su crecimiento internacional. Esta asociación complementa nuestra actual oferta de productos,  que abarca soluciones de financiación de deuda a medida,  servicios de renta variable y deuda subordinada, asesoramiento en operaciones de fusiones y adquisiciones y soluciones de mercados de capital”.

¿Qué es un cambio de divisa? ¿Y de moneda?

Tienes pensado irte al extranjero de vacaciones dentro de poco… o ya lo has hecho, pero no tienes claro qué es una conversión de divisas o un cambio de moneda. ¿Se refieren a lo mismo? ¿Cómo funcionan? ¿Me afecta directa o indirectamente?

Aunque por norma general con cambio de moneda entendemos la compraventa de billetes extranjeros -si te vas de vacaciones a México, tendrás que cambiar tus euros a pesos mexicanos- el Banco de España indica que el cambio de moneda tiene otras modalidades diferentes y la define como toda operación en la que un determinado activo, instrumento financiero o medio de pago (billetes, depósitos, cheques o préstamos) pasa de ser expresado en una determinada divisa (moneda o unidad de cuenta de un país) a estar en una divisa diferente.

En contraposición, la divisa representa la unidad monetaria en la que cada país expresa el dinero que tiene y hace referencia a aquellas operaciones no relacionadas con dinero físico (billetes, principalmente); como el pago en euros de un cheque emitido en dólares, los pagos con tarjeta fuera de la zona euro, el abono en una cuenta en euros de una transferencia recibida en yenes, entre otros ejemplos.

En resumidas cuentas y llevado al mundo terrenal, la moneda es la unidad utilizada en el país (como el Euro es la moneda en España o la Libra en Inglaterra), mientras que la divisa es esa misma moneda cuando ejerce una función dineraria en otro país diferente.

Pero… ¿todas las divisas se pueden utilizar como medio de cobro y pago en las transacciones internacionales? No, ni mucho menos. Únicamente cumplen esta función 11 de las 165 monedas diferentes que existen actualmente en el mundo: el euro, la libra esterlina, el dólar estadounidense, canadiense, australiano y neozelandés, la corona noruega, danesa y sueca, el franco suizo y el yen japonés. Por lo tanto, las otras 154 divisas no convertibles solo pueden utilizarse como medio de pago dentro de su país.

Por su parte, tal y como indica el comparador financiero y de microcréditos rápidos WannaCash.es, un cambio de moneda puedes realizarlo en la mayoría de entidades bancarias (bancas, cooperativas de crédito, cajas de ahorro), aunque es un servicio como cualquier otro y no están obligados a ofrecerlo. También puedes encontrar otro tipo de establecimientos autorizados solo para comprar billetes extranjeros, otros que únicamente están autorizados a vender y, por último aquellos que además de ofrecerte estos servicios, pueden enviar o recibir transferencias con el exterior.

Ebury diseña y adapta su nueva sede en Madrid

  • A la hora de concebir el nuevo espacio, ha estudiado de forma minuciosa el programa de actividades y tareas que desarrollan sus empleados
  • El objetivo ha sido crear ambientes que incentiven la motivación del equipo profesional e incrementen su productividad 

Ebury, la empresa financiera especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, enfocada al sector pyme con actividad exterior, se ha instalado en una nueva sede en Madrid en cuyo diseño y concepción se han tenido en cuenta los requerimientos funcionales de una empresa fintech, cuya actividad se orienta al mercado financiero y su operativa está soportada por un fuerte sustrato tecnológico.

La nueva sede de Ebury, con una superficie de 1.300 metros cuadrados, y ubicada en el número 200 del Paseo de la Castellana, comparte localización con algunas de las empresas tecnológicas más punteras, como Linkedin y Sony, y está previsto que albergue a un total de 110 empleados, prácticamente el triple de la plantilla de que disponía hasta ahora la compañía en Madrid.

A los nuevos fichajes que saldrán del proceso de selección que la compañía ha iniciado desde principios de enero, se sumarán profesionales provenientes de las áreas de data, marketing, riesgos, recursos humanos y administración que trabajaban hasta ahora en la sede de Londres y que se trasladarán en las próximas semanas a Madrid. “El objetivo es reforzar el papel de nuestra sede en Madrid como centro de operaciones y de toma de decisiones para el conjunto de Ebury en Europa”, explica el director general de Ebury para España y Portugal, Duarte Líbano Monteiro.

En el diseño del espacio interior de esta nueva sede se ha estudiado de forma minuciosa el programa de actividades y tareas que se llevan a cabo en una empresa fintech como Ebury con el fin crear ambientes que incentiven la motivación del equipo profesional e incrementen su productividad. “Al contrario de lo que suele ser habitual en el mercado, la operación no ha consistido en desembarcar y ocupar una superficie indeterminada, sino que hemos desarrollado una fase previa de consultoría para saber qué configuración de espacios resultaría óptima para una fintech como Ebury”, destaca Duarte Líbano Monteiro.

Espacios proclives a la motivación

El proyecto, desde el punto de vista conceptual, partió de los postulados de la psicología conductista, que mantiene que las personas en  ambientes agradables y bien decorados tienen pensamientos más positivos, son más felices y, por tanto, más proclives a la creatividad y a obtener un mayor rendimiento. Pues bien, tomando al pie de la letra este axioma, Ebury ha diseñado en su nueva sede un entorno flexible, que permite la interacción, el intercambio de ideas y la colaboración, rasgos distintivos de las empresas fintech.

El diseño espacial de la nueva sede de Ebury comprende cuatro grandes áreas funcionales: la primera es un núcleo central configurado por ocho salas de reuniones (cada una de ella designada con el nombre de una divisa: dólar, libra esterlina, euro…) dotadas con equipos de videoconferencia para conectar en el día a día con las otras sedes de Ebury en Europa o mantener reuniones con clientes.

La segunda área consiste en un amplio espacio de trabajo definido por dos amplias y luminosas salas de trabajo completamente diáfanas: una orientada a la actividad relacionada con el  mercado, donde los brokers contactan con sus clientes y potenciales clientes; y otra de las mismas características que alberga los servicios relacionados con el backoffice: data, marketing, recursos humanos y servicios de administración. Esta sala cuenta además con un espacio para empleados itinerantes, provenientes de otras sedes de Ebury y que recalan en Madrid puntualmente por motivo de trabajo.

El tercer núcleo está destinado al ocio y esparcimiento, y comprende la cocina, el comedor y un acogedor recinto de sillones y sofás para desconectar o mantener reuniones informales con los compañeros.

El cuarto y bloque viene definido por un salón de actos polivalente, con equipo de proyección y mobiliario de configuración variable, en el que se podrán llevar a cabos cursos, seminarios y eventos institucionales. Su capacidad es de 50 personas.

Con las comodidades del hogar

Como línea directriz del programa de diseño de espacios, se ha apostado por los espacios abiertos y transformables, que facilitan la interactividad entre zonas. De esta manera, las grandes áreas que definen el espacio están “cosidas” por pequeños “territorios” o “islas” que promueven los contactos y el intercambio de ideas entre compañeros, y concebidas con una estética acogedora, que reproduce el ambiente cálido, cómodo  e informal del hogar.

Otra de las características claves del planteamiento ha sido el deliberado desdibujamiento de los niveles jerárquicos. Desde el director general a los coordinadores de equipos, todos trabajan en el mismo plano y espacio, lo que facilita el aprendizaje espontáneo y también la colaboración y coordinación entre los miembros de cada unidad. Incluso el CEO carece de un espacio suntuoso y representativo, tan común en las empresas tradicionales. Su despacho es completamente funcional, apenas un pequeño compartimento desde el que poder llevar a cabo llamadas o conversaciones que requieren de cierta  discreción.