Entradas

Una nueva desinversión rentable para el crowdfunding español: Nostoc Biotech

  • La startup española de bioagricultura ha ampliado capital con nuevos inversores, entre los que figura el conocido business angel René de Jong.
  •  Esta operación valida nuevamente la inversión de impacto social como una inversión rentable económica y socialmente. Además, supone un respaldo al equity crowdfunding español, que ya registra 4 casos de éxito, de los cuales 2 han venido de la mano de la Bolsa Social.

Nostoc Biotech, la startup de bioagricultura que fabrica y distribuye biofertilizantes y bioprotectores ecológicos para promover cultivos más sanos y respetuosos con el medio ambiente, ha cerrado una nueva ampliación de capital procedente de business angels. Entre sus inversores destaca René de Jong, quien ha invertido en la empresa porque, afirma, “creo en el producto, pero sobre todo en los fundadores de Nostoc, porque saben muy bien lo que quieren, y estimo que el valor de la empresa puede multiplicarse por 15 en 5 años”.

En la operación un grupo de inversores de la Bolsa Social vendió sus participaciones a los nuevos inversores. Esta operación, por tanto, representa un nuevo caso de rentabilidad del equity crowdfunding en España y la segunda desinversión exitosa (exit) de una operación realizada a través de la Bolsa Social. La Bolsa Social fue la primera plataforma de equity crowdfunding autorizada por la CNMV en España. Esta plataforma pone en contacto a inversores y empresas de impacto social, que buscan una doble rentabilidad en sus inversiones: beneficio económico a la par que también social y medioambiental.

La primera desinversión a través de la Bolsa Social la alcanzó la empresa utopic_US tras ser comprada por la inmobiliaria Colonial a finales de 2017. Esta operación fue la primera desinversión completa y rentable del equity crowdfunding en España, y ofreció una rentabilidad del 81% a 46 inversores de la Bolsa Social. Con anterioridad, Glovo y ZeClinics fueron las otras dos desinversiones del crowdequity de nuestro país, si bien fueron parciales, como en el caso de Nostoc.

La ampliación de capital de Nostoc Biotech supone un nuevo respaldo para la inversión de impacto social en España. Nostoc cerró su primera ronda de inversión con 81 inversores de la Bolsa Social en enero de 2016, que aportaron 250.000 euros a la compañía. En esta nueva ampliación, 10 de estos inversores decidieron vender sus participaciones en Nostoc, obteniendo una rentabilidad del 62%, en tan sólo dos años.

Las perspectivas de Nostoc son muy alentadoras y, por esta razón, 38 de los socios que invirtieron a través de la Bolsa Social en 2016 han suscrito la ampliación, aportando nuevo capital a la misma, en el convencimiento de que Nostoc tiene gran proyección y escalabilidad. De hecho, a día de hoy la empresa vale tres veces más que cuando invirtieron en 2016.

José Moncada, CEO de la Bolsa Social, apunta sobre este exit de Nostoc “en la Bolsa Social estamos muy satisfechos con esta nueva operación ya que, de nuevo, se premia la confianza que nuestros inversores han depositado en la Bolsa Social, pues es la segunda desinversión que obtienen nuestros inversores y con una alta rentabilidad. Además, esta operación nos reafirma en nuestro convencimiento de que la inversión que proponemos tiene sentido no sólo desde el punto de vista social, sino también económico. Gana el inversor y gana toda la sociedad. Esto nos anima a seguir trabajando intensamente, con rigor y profesionalidad, para ofrecer a nuestros inversores las mejores oportunidades de inversión de impacto social. “.

El objetivo de los productos de Nostoc es la mejora del medio ambiente, ya que permiten la recuperación del equilibrio natural de los suelos dedicados a la agricultura, así como la eliminación de graves enfermedades y plagas de los cultivos con productos respetuosos con el medio ambiente, que presentan mayor efectividad que los productos químicos. La startup de origen madrileño fue creada en 2014 por Guillermo Herrero y Enrique Cat. Este último cuenta con un grado en Liderazgo, Emprendimiento e Innovación (LEINN) de TEAMLABS y ha sido seleccionado recientemente como uno de los 30 talentos menores de 30 años por el Forbes Summit España.

Conoce el perfil del inversor de impacto social en España

  • Alimentación sana, bioagricultura, inserción laboral de colectivos vulnerables y discapacidad, los principales ámbitos de interés para este tipo de inversor en auge.
  • Más de 3.100 inversores de impacto registrados en la Bolsa Social, plataforma de equity crowdfunding que pone en contacto a inversores de impacto y emprendedores sociales, han destinado casi 1,6 millones de euros en empresas de emprendimiento social.
  • A través de la Bolsa Social se ha cerrado la primera desinversión completa del equity crowdfunding en España, con la adquisición de utopic_us por la inmobiliaria Colonial, que ha permitido obtener a sus inversores una rentabilidad neta del 81%.

Generar un impacto positivo en la sociedad o el medio ambiente, además del retorno financiero, es el objetivo de las inversiones de impacto, una tipología de inversión aún incipiente en nuestro país, pero con tendencia al alza. Según datos de Eurosif, las inversiones de impacto crecieron en Europa un 131,6% entre los años 2011-2013, y un 385% entre 2013-2015. En este último periodo en España, el crecimiento fue de un 207%.

En nuestro país, el perfil más común del inversor de impacto corresponde a un hombre (75% frente al 25% de mujeres) con una edad media de 43 años, según datos de los más de 3.100 inversores registrados en los dos años de actividad de La Bolsa Social, la primera plataforma de equity crowdfunding autorizada por la CNMV en España, que pone en contacto a inversores de impacto y empresas sociales. Junto a la comunidad de inversores adscritos a la plataforma, se encuentran también cerca de 400 emprendedores sociales.

La contribución a una alimentación sana y de proximidad, la reducción de la huella de carbono, la bioagricultura, la integración laboral de colectivos vulnerables y la mejora de la calidad de vida de personas con discapacidad o de poblaciones desfavorecidas son algunos de los principales intereses que mueven la inversión de impacto en España.

Así lo demuestra el capital invertido a través de la Bolsa Social en empresas correspondientes a estos sectores. Durante los dos años de actividad que acaba de cumplir la plataforma, ha reunido casi 1,6 millones de euros en ocho campañas de equity crowdfunding. La inversión media de estas campañas ha sido de 3.289 euros en las 476 inversiones formalizadas durante este periodo.

¿Dónde se destina el capital aportado por los inversores de impacto? Los emprendedores sociales lo utilizan para la expansión de su negocio y, también, para la ampliación del impacto positivo que generan. “Esta es una de las características más significativa de este tipo de inversión: Es de capital paciente, no especulativo ni cortoplacista. Los inversores de impacto se convierten en socios de las empresas que financian y buscan una doble rentabilidad, económica y social. Buscan un beneficio económico y generar un impacto positivo a través de las empresas que financian”, afirma Jose Moncada, CEO de la Bolsa Social.

Uno de los ejemplos de la rentabilidad de la inversión de impacto lo representa utopic_us, que tras el cierre exitoso de su campaña a través de la Bolsa Social fue comprada por la inmobiliaria Colonial. Esta adquisición lo convirtió en la primera desinversión completa del equity crowdfunding en España, que permitió a los inversores que aportaron capital en esta campaña una rentabilidad neta del 81% en 20 meses.

Internet se ha convertido en los últimos años en un importante potenciador de la inversión de impacto en España, al posibilitar el acceso a un mayor número de empresas sociales escalables. Según Moncada, “a través de la Red, el inversor encuentra más oportunidades para diversificar su inversión, apostando por varias empresas para reducir el riesgo. Mediante alternativas como el equity crowdfunding de la Bolsa social, cualquier persona puede financiar empresas de la economía real y con impacto positivo y convertirse en socios de las mismas a golpe de clic, de una manera ágil, sencilla y con total transparencia”.

Las ocho campañas de inversión de impacto cerradas con éxito en la Bolsa Social:

  • Utopic_us: empresa de espacios de coworking que promueve iniciativas innovadoras y colaborativas. En febrero de 2016 reunió 248.500 euros, de 46 inversores. 20 meses después, utopic_us fue comprada por la inmobiliaria Colonial.
  • Nostoc Biotech: proyecto pionero en bioagricultura, a través de soluciones naturales de fertilización y protección de cultivos basadas en microorganismos vivos. Consiguió reunir un capital de 249.705 euros de 87 inversores.
  • WhatsCine: software para el acceso al cine y la televisión de personas con discapacidad audiovisual. Cerró una ampliación de capital de 300.000 euros, de 69 inversores, para su desembarco en Estados Unidos y Latinoamérica.
  • AUARA: startup social que comercializa agua mineral embotellada para llevar agua potable a los países en vías de desarrollo. En menos de un mes, consiguió una ampliación de capital de 212.000 euros, de 62 inversores.
  • Mercatrace: plataforma tecnológica que permite al consumidor conocer el recorrido de los alimentos, desde su origen hasta la bolsa de la compra. La startup reunió una inversión de 86.800 euros de 55 inversores.
  • Discubre: un punto online de encuentro para familiares y personas mayores o con discapacidad, que funciona como marketplace para conectar la oferta y demanda de productos y servicios que permiten mejorar su calidad de vida. 54 inversores de impacto destinaron 128.709 a la startup mallorquina.
  • Farmidable, primera y segunda ronda: plataforma que distribuye productos naturales, locales y de temporada directamente al consumidor y sin intermediarios, a través de comunidades naturales de consumo, como colegios, empresas o gimnasios. A principios de 2017 cerró su primera ronda de financiación de 90.000 euros por parte de 39 inversores, en tan sólo 8 días. Al cierre del año, obtuvo una ampliación de 250.000 euros de 73 inversores, en 11 días, en su segunda ronda de inversión realizada a través de la Bolsa Social.

La Bolsa Social cierra la primera desinversión completa y rentable del crowdequity español

El sector del equity crowdfunding en España ha cerrado por primera vez una desinversión completa, ofreciendo una rentabilidad del 81%. Se trata además del exit (desinversión) rentable más rápido del sector, al haber transcurrido tan solo 20 meses entre la operación y la compra de esta empresa por la inmobiliaria Colonial.

Los beneficiados son 46 inversores que habían invertido casi 250.000 euros en la empresa de espacios de coworking utopic_US, a través de la Bolsa Social. Esta plataforma solo financia empresas con potencial de crecimiento que tengan un impacto social positivo, por lo que la operación supone además un espaldarazo para la llamada inversión de impacto.

En el caso de utopic_US, los inversores de la Bolsa Social han recuperado 1,8 veces la cantidad aportada. Es decir, un inversor que hubiera invertido 3.000 euros ha obtenido 5.400 euros, en un tiempo récord: 20 meses desde la formalización de la operación.

Hasta ahora, ninguna empresa financiada a través del equity crowdfunding había dado rentabilidad a todos sus inversores, sólo recientemente la plataforma The Crowd Angel anunció un exit parcial de los inversores de Glovo.

“La rentabilidad de utopic_US ha sido muy buena”, explica José Moncada (CEO de la Bolsa Social), “y estamos muy satisfechos porque se premia la confianza de nuestros inversores. Noticias como ésta son un estímulo para seguir buscando y ofreciendo las mejores oportunidades de inversión de impacto social a nuestros inversores.” “Esto demuestra”, añade, “que se puede perseguir una doble rentabilidad: un retorno económico y un retorno social. Eso es la inversión de impacto social”.

Para Rafa de Ramón, CEO de utopic_US, “el apoyo de la comunidad de inversores de la Bolsa Social fue clave para impulsar el valor de la empresa”. “Nos permitió hacer crecer nuestra red de espacios y llegar al momento actual, en el que una gran compañía nos va a permitir multiplicar nuestro impacto social y extender nuestro modelo colaborativo mucho más lejos”, celebra.

Con la adquisición de utopic_US por parte de Colonial, los espacios de oficinas compartidas de utopic_US se incorporan a la cartera de edificios con los que cuenta Colonial en el centro de Madrid, Barcelona y París. La compañía de coworking conservará su directiva y su misión social de creación de iniciativas innovadoras y transformadoras y de apoyo a la economía creativa y colaborativa, que están en el ADN de utopic_US desde su nacimiento en 2010.

 

La plataforma de equity crowdfunding, la Bolsa Social, supera el millón de euros en campañas de inversión de impacto

  • Desde su puesta en marcha ha cerrado con éxito cinco campañas de inversión en empresas que contribuyen a mejorar la calidad de vida de las personas y el planeta.
  • La comunidad de la plataforma suma 2.700 usuarios, de los que 280 ya son socios de alguna de las empresas financiadas y 158, emprendedores.

Auara, Farmidable, WhatsCine, Nostoc Biotech y Utopic_us son las cinco empresas que, hasta el momento, han cerrado con éxito una campaña de inversión a través de la Bolsa Social. Con el cierre de estas campañas, se supera el millón de euros (concretamente 1.100.207 euros) invertidos a través de la plataforma, en las 305 inversiones formalizadas, con un ticket medio de 3.391 euros.

Hasta la fecha, la Bolsa Social, , cuenta con una comunidad de 2.700 usuarios, de los que 280 son socios de alguna de las empresas financiadas y 158, emprendedores.  Se trata de la primera plataforma de equity crowdfunding autorizada por la CNMV en España y es también la primera que pone en contacto a inversores con empresas que producen un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente

Según el fundador de la plataforma, Jose Moncada, “superar la cifra de financiación de un millón de euros demuestra que la inversión de impacto se consolida en España, poco a poco, y crece el interés de los inversores por formar parte de empresas que permiten mejorar la calidad de vida de las personas y el mundo en que vivimos”.  

Cada una de las empresas financiadas en la plataforma ha destinado su ampliación de capital a la expansión de su negocio, con el objetivo de extender, al mismo tiempo, su impacto social o medioambiental:

  • Utopic_us consiguió cerrar una campaña de inversión de 248.502 euros, para la creación de nuevos espacios de coworking, el crecimiento de Zinc Shower y el desarrollo de nuevos proyectos como It´s FaberTime y Asesor_US.
  • Nostoc Biotech, startup dedicada a la fabricación, distribución y venta de biofertilizantes y biopesticidas con el objetivo de reequilibrar los suelos, preservar su salud y reducir el abuso de químicos, cerró una ampliación de capital de 249.705 euros para aumentar su capacidad de producción y abrir nuevas líneas de distribución en España.
  • WhatsCine, la tecnología para acercar el cine y la televisión a las personas con discapacidad audiovisual, reunió, en menos de un mes, 300.000 euros de un total de 69 inversores, para extender su modelo de negocio a EE.UU. y Latam.
  • Farmidable, la plataforma de fomento de la alimentación ‘Km 0’ que une a consumidores y productores locales de alimentos a través de los colegios, cerró, en 8 días, una campaña de inversión de 90.000 euros, con el objetivo de emprender su expansión territorial a través de centros escolares.
  • AUARA, la startup social española que comercializa agua mineral embotellada para llevar agua potable a los países en vías de desarrollo, acaba de cerrar, en menos de un mes, una ampliación de capital de 212.000 euros, en la que han participado 62 inversores.

Campañas de inversión actuales en la Bolsa Social

En este momento, dos proyectos, en fase semilla, buscan financiación mediante la fórmula de equity crowdfunding en la Bolsa Social. Uno de ellos es Mercatrace, la plataforma colaborativa que aspira a convertirse en el estándar de trazabilidad universal agroalimentaria y de referencia en calidad, seguridad y transparencia en el consumo de alimentos. Ya ha alcanzado el 60% de los 90.000 euros que busca conseguir en esta campaña.

Por su parte, Braibook, un dispositivo que posibilita la transformación de cualquier texto electrónico al código Braille, permitiendo a personas con discapacidad visual la accesibilidad a la lectura y aprendizaje de este sistema, ha reunido un total de 28.500 euros de su objetivo máximo de 100.000 euros.

Amabas campañas de inversión estarán abiertas hasta finales del mes de abril y los inversores podrán deducirse hasta un 20% de la inversión de la cuota íntegra estatal del IRPF, con un máximo de 10.000 euros.

 

La Bolsa Social gana el premio a la Fintech de mayor Impacto Social

  • La entrega de galardones se celebró al cierre del FinTech Unconference 2017, evento anual organizado por Finnovating, que reúne a los 100 CEOs líderes del sector en España.
  • Desde la creación de la Bolsa Social en 2015, se han cerrado en la plataforma cuatro campañas de inversión en proyectos que mejoran la sociedad o el medio ambiente, por casi 900.000 euros.

La Bolsa Social, la plataforma de equity crowdfunding que pone en contacto a proyectos e inversores que producen un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente, ha sido la ganadora del premio a la Fintech de mayor Impacto Social en la primera edición de Spanish FinTech Awards 2017. Estos premios, promovidos por Finnovating en FinTech Unconference 2017, el evento anual que reúne a los 100 CEOs líderes del sector Fintech en España, tienen como objetivo dar a conocer las mejores startups de tecnologías financieras del país, destacar su importante papel para la innovación del sector financiero y fomentar el espíritu emprendedor. En la categoría de Impacto Social, se reconocen los proyectos en los que la tecnología permite mejorar la sociedad o el medio ambiente. Tal es el caso de la Bolsa Social, que reúne a 2.000 inversores y emprendedores de impacto social. Desde su creación en 2015, se han cerrado a través de la plataforma cuatro campañas de inversión en proyectos de esta tipología – Utopic_us, Nostoc Biotech, WhatsCine y Farmidable- por un total de 888.500 euros.

Los otros tres premiados de esta primera edición de Spanish FinTech Awards 2017 han sido: Indexa Capital, como Fintech más innovadora; Housers, en la categoría de mayor ejecución de su modelo de negocio, y MyTripleA, la más votada por el público.

Entrevista con José Moncada, CEO de la plataforma La Bolsa Social

logo-la-bolsa-socialJosé Moncada ha desarrollado su carrera en política financiera nacional y europea en el Tesoro Público (Madrid), la Comisión Europea (Bruselas) y la Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA, París). En 2014 descubre que es un emprendedor social atrapado en el cuerpo de un funcionario europeo y deja la UE para fundar la Bolsa Social. Administrador Civil del Estado en excedencia. Desde 2014, es profesor de Mercados Financieros de la UE en la Universidad de La Sorbona (París 1, Panthéon-Sorbonne). Es el presidente de la Red Española de Impacto Social (REDIS).

Háblanos sobre vuestra plataforma qué tipo de empresa Fintech es? ¿Qué servicios y productos ofrece a sus clientes?

Somos una plataforma de equity crowdfunding en la que conectamos a inversores y empresas con impacto social o medioambiental positivo. Esto quiere decir que sólo seleccionamos empresas que abordan los retos que afronta el siglo XXI como sociedad y como planeta. Seleccionamos compañías que quieren crecer gracias a la financiación de una comunidad de inversores con los que comparten valores, una visión determinada del mundo.

El equity crowdfunding es una vía de financiación en la que una empresa busca capital en Internet, a través de una multitud de inversores. A diferencia de otros tipos de crowdfunding, en el equity crowdfunding, el que aporta dinero no recibe un regalo o un agradecimiento sino una participación en la empresa. Es decir, pasa a convertirse en socio de la compañía y hará crecer su dinero de forma acorde a la evolución de la empresa.

¿Cómo surgió la idea de lanzarla? ¿Cómo fueron los comienzos?

A partir de la escandalosa crisis que estalló en el sector inmobiliario, comenzó a germinar en la sociedad una nueva mentalidad entre los inversores y empresas, hartos de los desmanes de las grandes empresas. Es algo a lo que se suma la urgencia por cambiar de modelo energético y productivo, por uno que no destruyera nuestras posibilidades de sobrevivir en este planeta. Por mi parte, llevaba trabajando 12 años en las instituciones comunitarias, cuando comencé a sentir la necesidad de emprender en un campo tan efervescente como es el mundo del emprendimiento de impacto.

¿Puede la financiación alternativa competir con la banca?

En cierta medida, sí. Pero también es cierto que la financiación participativa online, especialmente la de impacto social, se dirige a un tipo de empresas e inversores bastante nuevos. A la banca no le va a quedar más remedio que buscar sinergias con las nuevas plataformas. En nuestro caso, hemos creado una alianza con Triodos Bank, el banco ético de referencia en Europa. Es en esta entidad donde abrimos las cuentas escrow en las que los inversores depositan el dinero de su inversión, mientras dura la campaña de equity crowdfunding. Compartimos con ellos la misión de apoyar negocios con un impacto social o medioambiental positivo, estamos alineados en nuestros objetivos

¿Por qué era necesario crear una red alternativa de financiación para las empresas?

Por un lado, porque muchos ciudadanos están hartos de poner su dinero en productos financieros cuyo destino tiene una ética incierta. Armas, contaminación, explotación… A la gente no le gustan esas cosas, ¿por qué iba a tener que financiarlas? Por otro lado, muchas de las empresas que están abordando los problemas que nos urge solucionar como sociedad, necesitan inversores comprometidos. Son empresas que aportan innovaciones positivas para arreglar este sistema, pero las innovaciones necesitan de gente que quiera apostar por ellas, también en lo financiero.

¿cuál es el perfil del inversor de la plataforma? ¿Qué ventajas obtienen?

En cuanto a la mentalidad, es una persona preocupada tanto por la rentabilidad de las empresas en las que invierte como por el efecto que tiene su negocio en su entorno. Tenemos actualmente 2.000 usuarios registrados en nuestra plataforma, pero el inversor medio tiene algo más de 40 años.

¿Es más difícil conseguir proyectos para invertir o inversores?

En nuestro caso, tenemos que poner más empeño en la parte de las empresas. Nuestro proceso de selección para ser publicado en la plataforma es muy riguroso. Queremos publicar empresas preparadas para conseguir inversión, con planes de negocios sólidos y modelos probados, con un impacto positivo y medible. Tienen que ser empresas que cuenten además con un potencial de crecimiento lo suficientemente atractivo para que el inversor asuma el riesgo. Nuestro compromiso para publicar solo esta clase de empresas es el que nos ha permitido crear una creciente comunidad de inversores muy especiales y deseables para cierto tipo de emprendedores.

¿Cuál es la rentabilidad media de las operaciones que se gestionan en la plataforma?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, en esta clase de proyectos no hay una rentabilidad inmediata. Por eso, nos gusta hablar de capital paciente, de inversión no especulativa, que sabe esperar para ver sus frutos. También hay que valorar que la rentabilidad de las empresas en sus fases más jóvenes es muy dispar: el 56% ofrece pérdidas. Sin embargo, según estudios realizados por la fundación de impacto social Nesta y la Asociación Británica de Business Angels, el retorno medio de la inversión se sitúa alrededor de 2,2 veces el capital invertido en un período de inversión de 3,6 años. Pero esto exige una diversificación, algo que siempre recomendamos a nuestros inversores.

¿Qué garantías ofrecéis a los inversores que decidan operar con vosotros?

Somos la primera plataforma de equity crowdfunding autorizada por la CNMV en España, lo que quiere decir que hemos sido los primeros en adaptarnos a la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, conocida como ley del crowdfunding, aprobada en 2015. Además, tenemos un compromiso con el rigor en la selección de las empresas que publicamos, a las que sometemos a una due dilligence legal y financiera. Estas empresas deben superar el visto bueno de un comité de selección, del que forman parte profesionales expertos del sector y Analistas Financieros Internacionales.

Desde vuestra perspectiva, ¿cómo valoráis la situación del equity crowdfunding en España y su evolución para los próximos años?

Los datos siguen en un ascenso empinado, propio de un sector joven. Queda mucho que hacer por la difusión del equity crowdfunding como alternativa para los inversores y mucho por hacer para fortalecer al sector startup y que, de esta manera, haya cada día más empresas prometedoras pero con la suficiente madurez para captar el capital de inversores series.

 

MytripleA y La Bolsa Social se unen para hablar de inversión colaborativa

Las plataformas de inversión participativa MytripleA y La Bolsa Social organizan un encuentro para inversores y particulares sobre inversión alternativa en el que explicarán sus modelos de negocio en equity crowdlfunfing y crowdlending. El encuentro contará además con una ponencia del experto asesor financiero Pablo Mañueco, de AFI Escuela de Finanzas, la empresa anfitriona del evento.

El objetivo del acto es dar a conocer tanto a los particulares interesados, como a los inversores profesionales asistentes, el fenómeno de la inversión colaborativa a través de los ejemplos de estas dos plataformas de financiación participativa. La Bolsa Social es la única plataforma de equity crowdfunding que actualmente cuenta con autorización de la CNMV y MytripleA es la única plataforma de crowdlending que cuenta con autorización del Banco de España para funcionar como entidad de pago.

El evento acogerá tres ponencias sobre el fenómeno de la inversión colaborativa. La ponencia de apertura correrá a cargo del analista financiero internacional Pablo Mañueco, de AFI Escuela de Negocios, que hará una introducción general al campo de la inversión alternativa. Seguidamente, Sergio Antón, cofundador de la plataforma de crowdlending MytripleA, hablará sobre el funcionamiento de su plataforma, cómo hacerse inversor, ventajas de invertir en Pymes españolas mediante crowdlending, rentabilidad media obtenida y sobre qué opciones de inversión tienen los inversores particulares registrados en MytripleA. Además explicará por qué MytripleA es una entidad de pago, autorizada por el Banco de España, y que implicaciones y garantías adicionales aporta esta condición.

Por su parte, La Bolsa Social ofrecerá una tercera ponencia a cargo de su fundador, José Moncada, que explicará en qué consiste el equity crowdfunding y cómo inversores particulares pueden participar como socios en el capital de las empresas que oferta su plataforma.  Moncada hablará también del modelo social de su empresa que ha apostado por la financiación participativa como un agente activo en la transformación ética de la sociedad y de las finanzas ya que, para entrar en su plataforma y conseguir financiación, las empresas deben aportan alguna mejora o beneficio a la sociedad o al medioambiente.

El evento es gratuito y los ponentes responderán a cualquier duda que los interesados tengan sobre ambas plataformas y su actividad. Al finalizar el mismo, todos los asistentes podrán participar en un vino español en el que podrán intercambiar sus opiniones acerca del mundo de las finanzas y la inversión colaborativa.

El acto tendrá lugar el próximo martes 10 de mayo en la Sede de Analistas Financieros Internacionales AFI,  situada en la Calle Marqués de Villamejor, 5, a las 18:30h. 

Programa

#InversionesAlternativas. Martes, 10 de mayo de 2016. 

Analistas Financieros Internacionales, calle Marqués de Villamejor 5. Madrid

  • 18.30: Recepción de asistentes.
  • 18.35: Las inversiones alternativasPablo Mañueco, (senior associate de Corporate Finance enAnalistas Financieros Internacionales).
  • 18.45: La inversión a través del crowdfunding, José Moncada (CEO en la Bolsa Social).
  • 19.00: Caso real: empresa en busca de financiación, Disjob.
  • 19.15: La inversión a través del crowdlending, Sergio Antón (CEO en MytripleA).
  • 19.30: Caso real: inversor invirtiendo a través de crowdlending, MytripleA.
  • 19.45: Aperitivo.

Galería de fotos del evento

Coloquio: Tendencias de la inversión de impacto en España

Desde la Bolsa Sociallogo-la-bolsa-social piensan que 2016 puede ser el punto de inflexión para la inversión de impacto social en nuestro país, con mayores crecimientos en volumen y número de actores. Quieren analizar qué estrategias se están desarrollando en el sector. Para ello, la Bolsa Social organiza un coloquio con algunos de los representantes más relevantes de la inversión de impacto en España.

El coloquio está dirigido a los inversores y usuarios registrados en la Bolsa Social y a otros profesionales del mundo de la inversión.

Evento: Tendencias de la inversión de impacto social en España. Estrategias para 2016.
Fecha y hora: miércoles 20 de enero de 2016. 18.30 horas
Lugar: Impact Hub, calle Alameda 22 (junto al CaixaForum). Madrid.

PROGRAMA

  • 18.30: La inversión de impacto en 2015 y perspectivas para 2016, por José Moncada, CEO de la Bolsa Social.
  • 18.45: Coloquio: Tendencias de la inversión de impacto social en España. Estrategias para 2016.
    – José Moncada, moderador. CEO de la Bolsa Social.
    – Agustín Vitórica, cofundador y coCEO de Gawa Capital.
    – Javier Garilleti, director general de la Fundación Ernst&Young.
    – Ana Sáenz de Miera, directora de Ashoka España y Portugal.
    – Jordi Molina, managing director en Meridia Capital.
  • 20.00: Cocktail y networking.

Aforo limitado. Es imprescindible confirmar participación.

Las cinco claves para convertirse en un inversor de impacto social en 2016

logo-la-bolsa-socialFaltan pocos días para poner fin a este año y ya planeamos los  nuevos propósitos para 2016. Cada vez son más los que se plantean cambiar los hábitos relacionados con la ética, la economía y la inversión. La crisis económica y los cambios tecnológicos son en gran parte responsables de que un número creciente de inversores vea como inseparables ética y economía y de que así lo hagan notar con su dinero.

Por un lado, las finanzas éticas, la inversión socialmente responsable —ligada inevitablemente al emprendimiento con valores sociales— y la llamada inversión “de impacto social”, gana terreno en nuestro entorno. La inversión de impacto social, es decir, invertir buscando rentabilidad en empresas que producen un impacto positivo en la sociedad, movió 2.000 millones de euros en Europa en 2014. En España se calcula que hay 87 millones de euros invertidos en empresas sociales, según el informe Eurosif. Por su parte, sólo en nuestro país existen 30.000 empresas sociales y 61.000 de economía verde.

En paralelo, la tecnología facilita que también el inversor se una a este cambio. Cada día más inversores, profesionales y particulares, se lanzan a invertir a través de plataformas online de financiación participativa, como por ejemplo las plataformas de equity crowdfunding. Solamente en 2014 hubo operaciones por valor de 3.000 millones de euros en plataformas de inversión alternativa online en Europa, y, a falta de datos oficiales, se estima que esa cifra se duplicó durante 2015.

En Europa están surgiendo plataformas de financiación participativa que permiten invertir en empresas con impacto social y medioambiental positivo. Es el caso de Ethex, en Inglaterra, 1001pact, en Francia o Bolsa Social en España. A través de estas plataformas los inversores pueden apostar, a golpe de unos clics, por una inversión socialmente positiva. Es lo que se ha llamado la democratización de la inversión de impacto social.

En España, además, la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial (conocida como la ley del crowdfunding) ha concedido carta de naturaleza legal a estas plataformas y las somete a la supervisión de la CNMV. La Bolsa Social ha obtenido la autorización del organismo supervisor de los mercados.

Con el objetivo de fomentar y ampliar el conocimiento sobre esta tipología de inversión, la  Bolsa Social, da 5 claves que caracterizan a un inversor de impacto social:

  1. Busca algo más que rentabilidad: El inversor de impacto se caracteriza porque quiere que sus decisiones de inversión también tengan un impacto en la sociedad, más allá de la rentabilidad que pueda obtener. El inversor de impacto, por tanto, apuesta por empresas con valores que mejoran la sociedad y cuidan del medioambiente.
  1. Es exigente y selectivo: Las empresas deben tener un buen modelo de negocio, por lo general ya probado mediante facturación suficiente. Además, deben ser escalables, de modo que pueda aumentar el valor de la inversión y el impacto positivo que producen.
  1. Se compromete con la empresa: Es una inversión de capital paciente, no especulativo ni cortoplacista. El inversor de impacto apuesta por la empresa para crecer con ella en el largo plazo, tanto en rentabilidad como en impacto social. Los inversores de impacto empatizan con la iniciativa y la comparten en sus círculos, permitiendo ampliar el crecimiento y la visibilidad de la empresa.
  1. Quiere conocer el impacto: El inversor de impacto demanda información sobre el impacto social de la empresa, además de sobre los resultados económicos. De ahí que estas empresas deban medir su impacto social con indicadores precisos y significativos. Estos indicadores pueden ser cualitativos o cuantitativos y, en todo caso, deben ser reportados al inversor periódicamente.
  1. Diversifica: Como cualquier inversor responsable, el inversor de impacto social, planifica su inversión apostando por varias empresas. El inversor de impacto es consciente de los riesgos de invertir en empresas jóvenes, y comprende y acepta que los beneficios o las pérdidas dependen de su evolución, por lo que se informa bien sobre la empresa y su equipo y apuesta por varios proyectos en lugar de uno sólo.

Estas claves son esenciales para descubrir qué es un inversor de impacto y plantear, de cara al nuevo año, nuevos hábitos en nuestras decisiones económicas, como la posibilidad de contribuir al crecimiento de empresas que generan mejores condiciones de vida social o medioambiental.

Hablando de crowdimpacting y Fintech con José Moncada

logo-la-bolsa-socialHoy conoceremos La Bolsa Socialprimera plataforma de crowdfunding autorizada por la CNMV en España. Es una plataforma dedicada a la inversión con valores, que pone en contacto a proyectos sociales o medioambientales que contribuyen a mejorar el mundo con inversores interesados en financiarlos, a través de la fórmula de equity crowdfunding.

Su CEO es Jose Moncada, un profesional con amplia trayectoria en política financiera a nivel nacional e internacional que es además Presidente de REDIS (Red española de inversión de impacto). Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra y máster en Relaciones Internacionales, Jose Moncada ha dedicado buena parte de su vida profesional a la política financiera nacional y europea. Así, desde 2003 a 2007 trabajó en el Tesoro Público de Madrid, desde donde dio el salto al escenario europeo para trabajar en la Dirección General de Mercado Interior y Servicios de la Comisión Europea en Bruselas. En 2011, se trasladó a París para formar parte de la Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA).

En 2014 decide dar un giro a su vida profesional y dedicarse a lo que verdaderamente le apasiona, el emprendimiento social. Como él mismo reconoce “era un emprendedor social atrapado en el cuerpo de un funcionario europeo”. José Moncada deja atrás su asentada carrera profesional en el seno de la UE y se convierte en emprendedor con la creación de La Bolsa Social, proyecto innovador no sólo fruto de su dilatada experiencia y conocimiento, sino también por su firme creencia en que se puede invertir en positivo y apoyar iniciativas para ganar algo más que dinero.

Actualmente, compatibiliza su cargo de Director General de La Bolsa Social con su trabajo de profesor de Mercados Financieros de la Unión Europea en el Máster de Información y Comunicación Económica de la Universidad Panthéon-Sorbonne de París.

¿Por qué era necesario crear una red alternativa de financiación para las empresas?

Porque actualmente como consecuencia de la crisis vivimos un periodo de cambio de mentalidad que ha afectado a nuestra forma de tomar las decisiones económicas. Ahora nos preocupamos también del impacto ético a la hora de consumir, ahorrar o invertir y tenemos en cuenta las repercusiones de estas decisiones en los demás, en lo sociedad o el medio ambiente.

Cada vez más gente entiende que ética y economía no pueden estar separadas y se está produciendo un importante auge de las finanzas éticas. Igualmente, han aumentado los inversores y emprendedores que apuestan por invertir y crear proyectos rentables que, al mismo tiempo, generen un impacto social positivo.

En este escenario de cambios, tenía sentido crear una red alternativa como la Bolsa Social, dedicada específicamente a las finanzas éticas y que constituya además un punto de conexión para estos nuevos actores. Un hecho posible gracias, en gran parte, a las nuevas oportunidades que ofrece Internet en el mundo de la financiación.

Hablamos de la Bolsa Social ¿Qué tipo de empresa Fintech es? ¿Qué es el crowdimpacting?

La Bolsa Social es una plataforma de crowdfunding de inversión que pone en contacto a inversores de impacto social con empresas con buen modelo de negocio y escalabilidad que generan una mejora en la sociedad o el medio ambiente. Decimos que somos una plataforma de crowdimpacting, porque nuestro proceso aúna el rigor selectivo del capital riesgo, la fuerza colaborativa de la financiación participativa y la dimensión ética de la inversión de impacto social.

Somos una plataforma que pone el foco en las finanzas éticas mediante la financiación participativa, una fórmula cada vez más extendida en nuestro país y que cuenta con respaldo legal desde que el pasado abril se aprobó la Ley 5/2015 de Fomento de Financiación Empresarial. Dicha Ley exige a las plataformas de crowdfunding de inversión (equity crowdfunding) y préstamos (crowdlending) cumplir con estrictos criterios de transparencia, recursos propios, conflicto de intereses, protección del inversor y la autorización y supervisión de la CNMV. En nuestro caso, podemos decir con orgullo que somos la primera plataforma que autoriza la CNMV en España.

¿Cómo surgió la idea de lanzar la Bolsa Social? ¿Cómo fueron los comienzos?

Como decía antes, la Bolsa Social nace como consecuencia del cambio de mentalidad y el escenario de nuevas oportunidades en el que vivimos. La idea nace tras entrar en contacto con el emprendimiento social cuando trabajaba como funcionario de la Unión Europea. Es entonces cuando decido dar un importante giro a mi trayectoria profesional a favor del emprendimiento social, tras años de trabajo ligados a la política financiera tanto a nivel nacional como en la UE.

En los comienzos del proyecto hemos trabajado en crear una plataforma que otorgue la máxima seguridad al inversor y que esté completamente respaldada por la Ley con la autorización de la CNMV, así como en afinar los criterios a tener en cuenta para la selección de los proyectos.

Igualmente, hemos buscado alianzas con agentes clave en el emprendimiento social y la inversión de impacto como son: Triodos Bank, con el que tenemos un acuerdo para la gestión de las cuentas escrow de cada una de las campañas; AFI, Analistas Financieros Internacionales, para la selección de los proyectos; la Fundación Gómez-Acebo & Pombo para la parte jurídica, y otros actores relevantes en el emprendimiento social en España como UnLtd Spain, Ashoka, Ueia o Impact Hub Madrid, entre otros.

¿Con qué capital contasteis para llevar a cabo este proyecto?

La plataforma la pusimos en marcha con nuestro propio capital, algo más de 100.000 euros. No contamos con financiación externa para ello.

¿Cuál es vuestro modelo de negocio? ¿Cómo generáis ingresos?

Nuestro modelo de negocio es similar al de cualquier plataforma de equity crowdfunding. En caso de éxito de la campaña, la Bolsa Social cobra a las empresas hasta un 5,5% del capital captado. En caso de que la campaña no logre sus objetivos de financiación, no se realiza ningún cobro.

¿Cómo ha sido el proceso de homologación por la CNMV de acuerdo a la Ley 5/2015?

Ha sido un proceso exigente que nos ha conducido a establecer políticas y procedimientos internos de protección del inversor, transparencia y medios técnicos y humanos adecuados, un reglamento interno de conducta y de protección del cliente. El diálogo con la CNMV nos ha enriquecido y nos ha ayudado a interpretar adecuadamente los requisitos de la Ley y adoptar las medidas necesarias para garantizar la seguridad jurídica en las operaciones de la plataforma, algo que consideramos clave para nuestros inversores.

¿Cuál es el perfil del inversor de la plataforma? ¿Qué ventajas obtienen?

Nos dirigimos a inversores profesionales y particulares que quieran participar en empresas con un modelo de negocio probado, potencial de crecimiento e impacto social o medioambiental acreditable. El inversor de la Bolsa Social es un inversor de impacto, es decir, busque un retorno integral de su inversión: además de la rentabilidad, quiere que su dinero financie proyectos empresariales que persigan mejorar la sociedad y cuidar del medio ambiente.

A través de la Bolsa Social, los inversores de impacto pueden convertirse en socios de empresas afines a sus valores, invirtiendo en ellas a golpe de clic y de manera ágil y sencilla. El registro es muy fácil y gratuito. El inversor no paga por invertir. Desde la Bolsa Social, los inversores registrados pueden acceder a toda la información sobre la situación de la empresa e invertir en aquellas que les interese y diversificar así su cartera. Otra de las ventajas es que al coinvertir con otros inversores, reducen la exposición de sus inversiones y diversifican.

¿Es más difícil conseguir proyectos o inversores?

Yo diría que ambas operaciones tienen su complejidad, pero ya tenemos 800 inversores registrados en la plataforma y cada vez nos llegan más proyectos, incluso de fuera de nuestras fronteras.

¿Cuál es la rentabilidad media de las operaciones que se gestionan en la plataforma?

Las empresas que publicamos en la Bolsa Social son empresas de reciente creación con alto potencial de crecimiento; empresas que pueden ofrecer rentabilidades elevadas pero que también presentan un riesgo elevado. Además, el periodo de inversión suele ser largo, ya que para recuperar el capital hay que esperar a la venta de la empresa a un tercero o a que la empresa u otros socios compren participaciones.

Es difícil cuantificar de antemano el retorno y riesgo de esta clase de inversiones. Según estudios realizados por NESTA junto con la Asociación Británica de Business Angels, el retorno medio de la inversión se  sitúa alrededor de 2,2 veces el capital invertido en un período de inversión de 3,6 años. Esta cifra se traduce en un retorno anual o TIR superior al 20% anual, sin tener en cuenta los importantes incentivos fiscales a la inversión en empresas con menos de 3 años de vida.  Es importante señalar que el retorno medio de este estudio es el resultado de retornos individuales muy diferentes: el 56% de estas inversiones generan pérdidas, con un retorno inferior al capital invertido y solamente el 44% obtiene un retorno superior al capital invertido; de esta muestra un 9% genera un retorno superior a 10 veces la inversión.

Diversificar es la forma de mitigar el riesgo inherente. Es fundamental repartir el capital a invertir entre un número elevado de inversiones, en diferentes sectores, diferentes estados de madurez, diferentes momentos del tiempo o diferentes localizaciones. Diversificar es esencial cuando se invierte en empresas de reciente creación, ya que la mortalidad de las empresas es más elevada. El objetivo de tener una cartera de inversiones diversificada es conseguir un retorno global de la inversión positivo teniendo en cuenta el elevado riesgo individual de esta clase de empresas.

¿Qué garantías ofrecéis a los inversores que decidan operar con vosotros?

Los inversores tienen la garantía de invertir a través de una plataforma que cuenta con la autorización y supervisión de la CNMV. Además utilizamos cuentas escrow de Triodos Bank por cada una de las empresas. Si la campaña no finaliza con éxito, el dinero que han invertido se les devuelve sin ningún coste para ellos.

Además de esta protección al inversor, tal y como estipula la Ley tenemos fijados unos límites de inversión, distinguiendo entre inversores acreditados y no acreditados. Los primeros son los inversores profesionales (institucionales, empresas, business angels, etc.) que cuentan con capacidad, conocimiento y experiencia inversora por lo que pueden invertir sin límite de cantidad. Por el contrario, los no acreditados son los que por primera vez se adentran en el mundo de la inversión y tienen un límite de 3.000 euros como máximo por proyecto y 10.000 euros al año.

Por lo demás, el capital invertido no está garantizado, ya que el inversor se convierte en socio de la empresa y su beneficio o pérdida dependerá de cómo evolucione la empresa. Nos gusta ser muy claros respecto a los riesgos inherentes a esta clase de inversión, para que nadie se confunda. Por eso recomendamos siempre invertir una cantidad de dinero que no se necesite en el corto y medio plazo, diversificar la inversión entre varias empresas e informarse bien de las condiciones de la inversión.

Como CEO de una empresa fintech, ¿Cuál crees que es la causa del auge de las empresas fintech?

La tecnología nos permite hacer de una manera muy sencilla cosas que antes eran impensables o muy difíciles. Los avances tecnológicos pueden producir grandes cambios industriales. En el caso de las finanzas este impacto es claro. El año pasado el volumen de las operaciones realizadas en Europa a través de plataformas online de financiación alternativa sumó 3.000 millones de euros, y se espera que para este año la cifra se duplique. La inversión a través de plataformas de financiación participativa aumenta a tasas cercanas al 200% cada año. Cada vez más gente utiliza estos mecanismos de inversión con la misma naturalidad que compra billetes de avión. Antes, para comprar un billete de avión teníamos que ir a una agencia de viajes a preguntar los horarios. Con internet este proceso se realiza desde el ordenador o el móvil en apenas unos minutos.

Cómo ves la actitud que tiene que tener la banca con las empresas fintech, ¿de colaboración o de competición?

En mi opinión debiera ser claramente de colaboración. La banca necesita adaptarse a las nuevas oportunidades que propicia la tecnología. Para mí está muy claro que no somos competencia, sino una herramienta de financiación complementaria que puede resultar muy útil a la banca, incluso como un instrumento para vincular a los clientes en determinados proyectos.

Las entidades bancarias tradicionales, ¿van a desaparecer? ¿Cuál es su futuro?

Creo que la banca tradicional es consciente de la necesidad de adaptarse y vemos que está haciendo esfuerzos en este sentido. Los bancos que antes sepan adaptarse tendrán una ventaja sobre sus competidores. Creo que las que no logren adaptarse adecuadamente, lo sufrirán en su cuenta de resultados y estarán abocadas a desaparecer.

Siempre pongo el mismo ejemplo. En París trabajaba en un maravilloso edificio del S. XIX, cerca de los Inválidos, que era la sede de la autoridad de los telégrafos. Cuando cambió la tecnología y se generalizó el uso del teléfono, esa autoridad quedó sin sentido y desapareció. Ahora el edificio se alquila para oficinas. ¿Le puede pasar algo parecido a la banca tradicional si no se adapta? Tal vez.